Administrar

El Suprem rebutja revisar l'execució dels anarquistes Delgado i Granado

estelnegre | 14 Desembre, 2006 16:34

El Suprem rebutja revisar l'execució dels anarquistes Delgado i Granado

Foren condemnats a mort el 1963, durant la dictadura franquista

Granado i Delgado

El Tribunal Suprem (TS) denegà ahir als familiars dels anarquistes Francisco Granado i Joaquín Delgado l'autorització per interposar recurs de revisió de la sentència, dictada per un consell de guerra el 1963, per la qual ambdós foren condemnats a mort i executats durant la dictadura franquista. Així ho acordà la sala militar de l'Alt Tribunal per tres vots a dos, segons fonts d'aquest òrgan judicial, que indicaren que en el seu moment es redactarà la corresponent resolució, respecte de la qual han anunciat vot particular discrepant els magistrats José Luis Calvo i Ángel Juanes.

Aquesta decisió es produí la vigília que el ple del Congrés debati les esmenes presentades a la llei de la memòria històrica. Aquesta és la segona ocasió en què el TS denega l'esmentada autorització a les famílies de Granado i Delgado, que ja ho va fer per primera vegada el 1999 en un acte anul·lat el 2004 pel Tribunal Constitucional, que en una sentència emparà les famílies dels dos anarquistes i ordenà a la sala militar que continuàs la tramitació del procediment per revisar la sentència.

Els fets es remunten al 29 de juliol de 1963, data en la qual foren col·locades dues bombes a Madrid, una a la Direcció general de Seguretat i l'altra a la Delegació de Sindicats, sense que la seva explosió causàs víctimes, encara que sí múltiples ferits. Dos dies després foren detinguts Granado i Delgado, que el 13 d'agost de 1963 foren condemnats a mort en una sentència dictada per un consell de guerra, que va veure la causa pel sumaríssim i qualificà els fets de delicte terrorista. Ambdós foren executats el 17 d'agost d'aquell any per mitjà de garrot vil.

El 1996, en un programa de la televisió francoalemanya «Art», i després d'una prèvia declaració davant de notari, els també anarquistes Antonio Martín i Sergio Hernández s'autoinculparen de la instal·lació dels explosius el 1963, revelació que es reproduí en altres mitjans de comunicació espanyols. Per això, el febrer de 1998 familiars de Granado i Delgado reclamaren al TS que anul·làs la sentència i els declaràs innocents. En el seu recurs de revisió al·legaren que foren condemnats sense proves, «per la seva pertinença al moviment llibertari, sent la seva ideologia l'enjudiciada i no fets concrets imputables a ells». El 1999, el TS denegà en un acte l'autorització als familiars per interposar recurs de revisió de la sentència de mort, però posteriorment el Constitucional el 2004 declarà nul·la la decisió del Suprem.

EFE (Madrid)

(Diari de Balears, 14-12-06)

***

"Avui", 14-12-06

Avui, 14-12-06

***

"El País", 14-12-06

El País, 14-12-06

Ateneu Llibertari Estel Negre

Comentaris

  1. El Suprem rebutja revisar la condemna de dos anarquistes

    La Sala Militar del Tribunal Suprem, que presideix el jutge Ángel Calderón, va denegar ahir als familiars dels anarquistes Francisco Granado i Joaquín Delgado la possibilitat de sol.licitar la revisió de la sentència que els va condemnar a mort el 1963. Malgrat que dos anarquistes més --Antonio Martín i Sergio Hernández-- es van autoinculpar el 1996 d'haver col.locat dues bombes a la Direcció General de Seguretat i a la delegació de Sindicats, Granado i Martín van morir a garrot vil després de ser sotmesos a un consell de guerra pel procediment sumaríssim.
    És la segona vegada que es denega la possibilitat als familiars de Granado i Delgado, ja que, el 1998, la viuda de Granado i el germà de Delgado van reclamar que se'ls declarés innocents. Però l'alt tribunal va rebutjar que poguessin interposar recurs i va decidir que l'autoinculpació dels verdaders autors --en un programa de televisió i mitjançant una declaració davant notari-- no constituïa una prova suficient per concloure que la sentència judicial fos un error. Posteriorment, l'any 2004, el Tribunal Constitucional va declarar nul.la la decisió del Suprem.
    L'advocat de les famílies, Francisco García Cediel, va qualificar d'"autèntica llàstima" que els crims del franquisme "no tinguin acollida als tribunals quan haurien de ser anul.lats com va passar a l'Alemanya de Hitler" i va dir que el Suprem prima "un dubtós concepte de la seguretat jurídica respecte de la falta de legalitat i legitimitat dels consells de guerra".

    ("El Periódico de Catalunya", 14-12-06)

  2. Desencuentros políticos en torno a la memoria histórica

    Hoy en todo el estado español existe un movimiento social que reclama el derecho de recuperar la memoria histórica. A ese carro se subió a su manera el actual gobierno socialista proponiendo una Ley de Memoria Histórica que este jueves la Ley superó en el Congreso de los Diputados las tres enmiendas de totalidad que habían presentado por diferentes razones el conservador Partido Popular por un lado y los izquierdistas Esquerra Republicana de Catalunya e Izquierda Unida por otro. Ahora el Gobierno tendrá que negociar posibles cambios que es lo que piden al Gobierno sus socios habituales, los partidos de izquierda.

    Asociaciones anti franquistas y represaliados de la dictadura siguieron muy de cerca el debate en el Congreso. Y de forma paralela, en la Audiencia Nacional familiares de víctimas del franquismo han pedido al juez Baltasar Garzón que investigue no sólo los casos de las dictaduras de América Latina, sino que también haga lo propio con la desaparición de unas 30 mil personas durante los años de la Guerra Civil y la dictadura.

    Hay que recordar que muchas personas aún siguen buscando a sus familiares desaparecidos y luchan para revocar las condenas de los juicios sumarísimos y sin garantías que se produjeron durante la época franquista. Pero el Tribunal Supremo se ha negado hasta ahora de forma sistemática a revisar ninguna condena de la dictadura. Su última negativa se conocía este mismo miércoles. La Sala de lo Militar negó a la familia de los anarquistas Francisco Granado y Joaquín delgado la posibilidad de revisar su condena a muerte. Fueron ejecutados durante el franquismo por la colocación de dos bombas. Pero hace ocho años otras dos personas se confesaron las autoras de esos atentados. Ese no es más que uno de los cientos de casos que la Justicia española se niega a revisar.

  3. CGT reprueba la no revisión de la sentencia del caso Granado-Delgado

    El Tribunal Supremo deja nuevamente sin justicia a las víctimas de la dictadura franquista

    La Confederación General del Trabajo, tras conocer la noticia de que, tras dos días de deliberación y por un voto de diferencia, la Sala V de lo Militar del Tribunal Supremo ha denegado la revisión de la sentencia dictada por el Consejo de guerra sumarísimo que en 1963 condenó a muerte a los anarquistas Francisco Granado y Joaquín Delgado, quiere manifestar su más enérgica repulsa ante esta negativa por considerarla una “decisión política” que, una vez más, deja sin justicia a las víctimas de la dictadura franquista: un régimen capaz de condenar a inocentes, consciente de su inocencia, con el único objeto de perpetuarse a través del terror.

    En espera de conocer el tenor de la resolución y del voto particular de los dos magistrados discrepantes, para demostrar el no respeto de la normativa jurídica en vigor sobre revisión de sentencias, denunciamos el carácter político de la decisión tomada por los magistrados Ángel Calderón, Javier Juliani y Agustín Corrales dando mayor crédito al montaje acusatorio de la policía franquista que a las declaraciones de los verdaderos autores de las acciones por las cuales fueron condenados y ejecutados Granado y Delgado, que siempre negaron ser los responsables. Declaraciones confirmadas por los coordinadores de Defensa Interior, el organismo que la propia policía y prensa franquistas presentaron como organizador de aquellas acciones.

    Hasta ahora el Supremo había desestimado los recursos de revisión por no estar fundados en la presentación de un “hecho nuevo”. Esta fue la razón argüida recientemente por estos tres magistrados para denegar la instrucción del recurso de revisión del juicio que condenó a muerte a Joan Peiró en 1942. Sin embargo, ahora, los mismos no quieren tomar en consideración el “hecho nuevo” que representa el testimonio de los dos verdaderos autores de los hechos de 1963. Y ello a pesar de que el Tribunal Constitucional sí tomó en consideración este “hecho nuevo” para amparar en 2004 a las familias de Granado y de Delgado contra el primer Auto del Supremo denegando, en 1999, el recurso de revisión presentado en 1998 por estas familias.

    No cabe pues la menor duda de que la decisión de estos tres magistrados esta motivada por evidentes razones ideológicas (reconocer a la dictadura franquista como la “legalidad de la época”) y no por razones jurídicas. En este sentido, el Tribunal Supremo no decide en función de la actual jurisprudencia sobre revisiones y se sitúa fuera de lo que en los países democráticos se entiende como Estado de Derecho.

    La Confederación General del Trabajo considera que esta desafortunada decisión de la sala de lo Militar del Tribunal Supremo condena nuevamente la memoria de nuestros compañeros y viene a conferir legitimidad a un ordenamiento jurídico ilegítimo.

    CGT | 16/12/2006, 07:05
  4. Caso Granado-Delgado, o el franquismo que sigue entre nosotros

    En estos últimos dos días han ocupado espacio en los rotativos y tiempo en las televisiones dos noticias que no pueden dejar de relacionarse, aunque los medios de comunicación nos las presenten cada una por su lado. Por una parte, el proyecto de Ley de memoria histórica ha iniciado su andadura parlamentaria, con opiniones divididas a la derecha y a la izquierda. Por otro lado, el caso de los libertarios Francisco Granado y Joaquín Delgado, que ha vuelto a salir a la luz pública al denegar la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo la autorización para interponer un recurso para revisar la sentencia que los condenó a muerte en 1963. Bien es verdad que dos magistrados, Ángel Juanes y José Luis Calvo, se han opuesto a esta decisión, pero la mayoría obtenida con los votos de los otros tres magistrados simboliza la pervivencia, tantos años después, del mismo espíritu de crueldad y venganza que caracterizó la ignominiosa dictadura que padeció este país durante cuarenta años.
    Por un lado, desde el ámbito de la política se quiere sacar adelante una ley para la reparación moral de las víctimas del franquismo y la Guerra Civil, un proyecto de ley con el que la CNT se ha mostrado muy crítico, por su tibieza, que la hace un mero instrumento para quedar bien ante la progresía, pero que no repara a las víctimas al no permitir la revisión de los juicios y las condenas, deja al albur de las subvenciones la localización de fosas, etc. Y en este contexto, aparece de nuevo el caso de los compañeros Granado y Delgado, dos inocentes, como tantas veces hemos repetido, que necesitan una reparación digna mediante la revisión y anulación de ese montaje falso y criminal que el Estado franquista organizó en tan sólo 17 días. Un caso, el de Francisco y Joaquín, que viene a impugnar esa ley de memoria que ahora se quiere sacar adelante.

    En 1977, 50 años después del crimen de Estado cometido en EEUU contra Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti, el Estado de Massachussets declaró inocentes a los anarquistas italianos. En España han pasado ya 43 años desde aquel fatídico 17 de agosto de 1963 y, a pesar de la declaración de los verdaderos autores (Sergio Hernández y Antonio Martín), a pesar de la constancia y tenacidad de familiares y amigos (Pilar Vaquerizo, Octavio Alberola), aún siguen Francisco y Joaquín con el sello de su condena injusta en el sumario, en la Historia oficial. Y este Estado democrático se hace valedor, de esta manera, de ser continuidad de su predecesor, de la dictadura, de la que continuamente quiere desmarcarse pero cuyo lastre no ha acaba de soltar.

    Desde la CNT pedimos la revisión y anulación del juicio de Francisco Delgado Gata y Joaquín Delgado Martínez; la reparación moral de dos inocentes, víctimas de la más cruel represión de la dictadura, ejecutados a garrote vil para mayor oprobio, pues hasta en la pena de muerte hay grados, clases: los anarquistas no merecían siquiera el ser fusilados. Ya el pueblo les tiene por inocentes. Tan sólo se pide que el Estado, por vergüenza, repare en la medida que le corresponde el asesinato de los nunca olvidados Francisco Granado y Joaquín Delgado.

    Para más información:
    www.cnt.es/noticia.php?id=1410

    www.cnt.es/noticia.php?id=2615

  5. CNT expresa su más profundo desacuerdo e indignación ante la nueva decisión del Tribunal Supremo sobre el caso Granado y Delgado

    El pasado 13 de diciembre, el Tribunal Supremo (TS) denegó a los familiares de los anarquistas Francisco Granado y Joaquín Delgado la autorización para interponer recurso de revisión de la sentencia, dictada por un consejo de guerra en 1963, por la que ambos fueron condenados a muerte y ejecutados durante la dictadura franquista.

    Así lo acordó, por tres votos contra dos, la sala de lo militar del Alto Tribunal, según informaron fuentes de este órgano judicial. Esta decisión se ha tomado el día antes del debate en el Congreso de las enmiendas presentadas contra la Ley de Memoria Histórica, que sigue adelante con el rechazo de amplios sectores parlamentarios.

    Esta es la segunda vez que el TS deniega dicha autorización a las familias de los anarquistas asesinados, la primera vez fue en 1999, en un auto anulado en 2004 por el Tribunal Constitucional.

    El 17 de agosto de 1963, Francisco Granado Gata y Joaquín Delgado Martínez eran asesinados mediante garrote vil en la cárcel de Carabanchel. Se ejecutaba así la sentencia, de 13 de agosto de 1963, del Consejo de Guerra sumarísimo que juzgaba la autoría de las bombas que hicieron explosión, sin llegar a causar víctimas mortales aunque sí múltiples heridos, en la Dirección General de Seguridad de la Puerta del Sol y en la Delegación Nacional de Sindicatos de Paseo del Prado, el día 29 de julio.

    Treinta y tres años después, los auténticos responsables de dichos atentados, Sergio Hernández y Antonio Martín, asumían ante notario y públicamente la autoría de los hechos. Un documental rodado en 1996, emitido por la cadena Arte y después por TVE, recogió por primera vez sus declaraciones. Hernández y Martín entregaron recientemente una carta en la Embajada de España en París dirigida al ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, pidiendo testificar en el recurso de revisión.

    Los familiares de los ejecutados, reclamaron al TS que anulara la sentencia y les declarase inocentes, después de que Martín y Hernández confirmasen su autoría. En su recurso de revisión alegaron que ambos anarquistas fueron condenados sin que hubiera pruebas contra ellos, " por su pertenencia al Movimiento Libertario, siendo su ideología la enjuiciada y no hechos concretos que se les pudieran imputar".

    El pasado 3 de abril compareció ante el Supremo Octavio Alberola, uno de los responsables del organismo Defensa Interior (DI). Esta entidad, creada en 1962 con el propósito de derrocar al régimen franquista, estuvo compuesta por militantes de la CNT y de las Juventudes Libertarias. Alberola declaró haber dado la orden a Hernández y a Martín de perpetrar los atentados por los que Granado y Delgado fueron ejecutados. Antonio Martín había declarado anteriormente ante la sala de lo militar, mientras que Sergio Hernández prestó declaración el pasado 20 de marzo ante la Brigada Criminal de París, debido a su incapacidad para viajar a Madrid por problemas de salud.

    Ante la evidencia de las nuevas pruebas exculpatorias presentadas y el posterior dictamen denegatorio del TS, la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) desea expresar su más profundo desacuerdo e indignación ante esta nueva injusticia, que se viene a sumar tristemente a las ya sufridas por los compañeros Granado y Delgado y sus familias. La decisión, más achacable a presiones políticas que a una verdadera voluntad de recuperación de la memoria y la dignidad de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, viene a confirmar que la pretendida voluntad de reparación histórica de la que han estado haciendo gala los diferentes poderes del Estado -con la, a nuestro juicio muy incompleta, Ley de Memoria Histórica a la cabeza- no es más que una nueva operación propagandística del Gobierno que se convierte en papel mojado, incluso antes de su aprobación en el Congreso.

    El 6 de septiembre de 2003, la CNT extremeña celebró un acto homenaje a la memoria de los compañeros Granado y Delgado en Valencia del Ventoso (Badajoz), localidad natal de Francisco Granado.

Afegeix un comentari
ATENCIÓ: no es permet escriure http als comentaris.

Els comentaris són moderats per evitar spam. Això pot fer que el teu escrit tardi un poc en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS