Administrar

«La roig i negra», per Abel Ortiz [a Fernando Fernán-Gómez]

estelnegre | 24 Novembre, 2007 09:05

«La roig i negra», per Abel Ortiz

Fernando Fernán-Gómez

El Parlament, on resideix la sobirania popular segons els textos legals, dempeus, aplaudeix Fernando Fernán-Gómez, l'anarquista. El president del Govern socialista, l'alcalde conservador de Madrid, el ministre de Cultura. L'Estat, i el país, davant la bandera roja i negra. La mateixa que molts pretenen criminalitzar avui ben igual que fa un segle. L'últim acte de l'actor més genial.

Demostra, a qui vulgui entendre, que l'amor lliure, el suport mutu, la fraternitat, l'internacionalisme, el pacifisme, la justícia social, l'emancipació dels explotats i altres aspiracions llibertàries, no són idees de violents grupuscles radicals antisistema afins a l'extrema esquerra amb obscures connexions a muntanyes no molt llunyanes.

Igualar els feixistes, presents als carrers amb assassinats recents i continuats, com s'està fent, més o menys sorneguerament, amb els anarquistes, fent servir el suat argument segons el qual els extrems es toquen, és absurd i, sobretot, molt mal intencionat. No és cert ara ni ho va ser mai. Fernando Fernán-Gómez no era un extremista ni res de semblant. Còmic de professió, persona raonable, tipus cabal, equilibrat, culte, proper, valleinclanesc, renaixentista, etern perseguidor dels misteris del lliure albir, obrer de l'escenari i acadèmic. Irreprotxable ciutadà.

Al teatre, a la vista de tothom, sobre l'escenari, Fernando Fernán-Gómez, recita els seus últims versos muts embolcallat en la bandera anarcosindicalista. Fora, al carrer, fa fred. A les parets cartells contra la immigració. En els periòdics i les ràdios racisme de baixa intensitat; immigració ordenada, caritat, condescendència. Ningú no parla de fronteres criminals ni de l'odi als pobres, tan feixista. Si els immigrants vinguessin amb diners, com ho van fer els fugitius nazis als quaranta, els turistes europeus a Benidorm i similars durant els seixanta o els xeics àrabs a la Marbella dels setanta, els qui els assassinen i apallissen anirien a rebre'ls a Barajas amb una banda de majorettes, l'estudiantina de Dret, demostracions folklòriques i un vi espanyol. Rics contra pobres. Aqueixa és la qüestió.

Aquest cas, el de rics contra pobres, il·lustra perfectament la debilitat del raonament, més bé tic mental, segons el qual els extrems es toquen. Els qui són extremadament rics i els que són extremadament pobres igualats en les consciències dels professionals de l'equidistància. Els qui maten i els qui moren en el mateix fang.

Encara que el temps hagi esborrat el caminoi, Fernando Fernán-Gómez i altres com ell han deixat pistes. En temps de confusió, d'intoxicació i de violència extrema, a Lavapiés i a deserts llunyans, una veu clara i rotunda s'aixeca sobre la resta sense dir res. Des del silenci ens arriba una última voluntat emocionant de l'anarquista mort. Perquè no hi hagi dubtes. La roja i negra.

Abel Ortiz

Obra de Kalvellido

Escriu-nos

Comentaris

  1. Fernando Fernán Gómez, el último viaje de un anarquista

    Ante el fallecimiento de Fernando Fernán Gómez, desde la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) de Sevilla queremos dedicar unas líneas a su recuerdo, el de un hombre dedicado por entero al arte, abarcándolo en muchas de sus facetas y alcanzando logros notabilísimos.

    Este miércoles, 21 de noviembre de 2007, ha sido para nosotros un día gris, porque nos ha dejado Fernando Fernán Gómez, autor, actor, director, y profundamente libertario en toda su vida y su obra para todos aquellos que lo quieran leer a fondo y con sentido, como así lo ha querido demostrar en su último gesto, el de abrigarse con una bandera roja y negra en su ataud, en su capilla ardiente del teatro de la Plaza de Santa Ana en Madrid, símbolo del movimiento obrero anarcosindical.

    Fernando Fernán Gómez, ácrata vital, tuvo siempre una cercanía y simpatía manifiestas hacia el movimiento libertario. No en vano, siendo aún un adolescente, su primera formación artística la tuvo en la escuela de arte dramático que la CNT había organizado en el Madrid de la Guerra Civil, donde recibió clases de declamación de la actriz Carmen Seco, teniendo por compañeros a otros que con el tiempo también fueron grandes actores. Tan temprana formación, unida a su voz profunda, han hecho de él uno de los casos más singulares de nuestra escena. También ha recordado nuestro actor en alguna ocasión las enseñanzas de su tío Carlos, que quería imbuirle las ideas anarcosindicalistas y de la FAI.

    Su relación con el movimiento libertario y anarconsindical español no acabó ahí, sino que continuó con su presencia en el mitin de la CNT en Montjuic en 1977, y su pertenencia activa en el Sindicato de Espéctaculos de Barcelona adherido a la CNT-AIT, durante la transcisión. Y su último gesto, cuando fue a recoger el premio Goya y realizó en el escenario el gesto libertario de levantar y juntar las manos.

    Esta cercanía a los ambientes libertarios le acompañará siempre. En Fernán Gómez encontramos una sensibilidad especial hacia los desposeídos, hacia los trabajadores, hacia los inconformistas. No fue un artista de panfletos, ni falta que le hacía. Con su saber hacer nos ha hecho reír, nos ha hecho llorar, nos ha hecho pensar: estamos, por tanto, ante el artista total. Comprometido con su tiempo y con su arte. Le agradecemos, y mucho, que no haya sido un artista de glorias vanas, de escaparate, de modas, un intelectual orgánico con tufo de salones de poder.

    Llévate, compañero Fernando, un abrazo de los libertarios y anarcosindicalistas, que seguiremos disfrutando y aprendiendo de tu obra, tal vez el mejor homenaje que se pueda hacer a un artista. Sit tibi terra levis.

    CNT de Sevilla | 25/11/2007, 06:15
  2. Fernando Fernán Gómez, el anarquista que amaba la palabra

    Transcurridas apenas cuarenta y ocho horas del fallecimiento de Fernando Fernán-Gómez, y una vez serenadas nuestras emociones, escribimos estas líneas en homenaje a una persona difícilmente repetible.

    Nos ha emocionado que su féretro, estuviese cubierto con la bandera anarcosindicalista de la CNT, seguramente por deseo expreso de él, y que su compañera Emma Cohen ha respetado, cuando a tantos y tantas compañeras su deseo les ha sido negado.

    Por ello, a los familiares de Fernando, les damos sinceramente las gracias.

    No queremos convertir estas líneas en un panfleto oportunista; muchos medios han reflejado la trayectoria artística y cultural que practicó en sus numerosas facetas, quién no recuerda con emoción contenida su interpretación en el papel del maestro en la película “La lengua de las mariposas “.

    Nuestro homenaje se va transportar al discurso leído el día 20 de enero de 2000, titulado “Aventura de la palabra en el siglo XX “, con motivo de su ingreso en la Real Academia Española. De él, que por supuesto merece la pena leerlo en su integridad entresacamos algunos de sus párrafos:

    “ Hay dos maneras – quizás más, pero yo no las conozco – de que el hombre, los hombres, se defiendan de aquellos de entre ellos mismos que se afanan, en defensa de sus propios intereses, en privar a los demás del que debe ser su bien más preciado, el único que les permite identificarse con ellos mismos: la libertad. "

    Podría referirme a la libertad como concepto histórico, poético, trascendente, la libertad de los pueblos, la libertad de las naciones, la libertad de la patria enfrentada con la de la otra patria, pero, sobre todo, en primer lugar, destacadísimo y alejado de esas sublimes zarandajas, quiero referirme ahora a la libertad de uno mismo, la libertad del individuo, mi libertad, tu libertad, la libertad de cada uno de ustedes, la libertad visible, palpable, comestible, disfrutable. “Salud Fernán-Gómez, que la tierra te sea leve y a Emma Cohen y a los que la rodean, que la vida sea generosa con ellos."

    Secretaria de Prensa, Propaganda y Cultura de CNT | 25/11/2007, 06:17
  3. Nos ha dejado Fernando Fernán Gómez, un obrero de la Cultura

    El 21 de noviembre de 2007 falleció el compañero Fernando Fernán Gómez después de llevar ingresado casi un mes en la unidad de Oncología del hospital de La Paz de Madrid. Los medios silencian su trayectoria libertaria, ligada desde muy jóven a la CNT. Legalizado el sindicato anarcosindicalista participó junto a su compañera Enma Cohen en el histórico mitin de la CNT en Montjuïc.

    Siempre ha reflejado su impronta libertaria, como reflejan sus películas "Las bicicletas son para el verano", o "La lengua de las mariposas", entre otras muchas, o sus artículos de prensa, donde deja opiniones tan evidentes como “los policías a quienes buscan, descubren, persiguen y atacan con tenacidad y furia, más que a los delincuentes, es a aquellos ciudadanos que no piensan ni dicen lo que les han ordenado sus amos, los jefes de la policía, los inventores de las leyes, los dueños de la tierra y el dinero”, en un artículo sobre el asesinato del jóven anarquista Carlo Giuliani. O "Yo pienso más bien en el amor libre, en la supresión de propiedad privada, en la entrega de las tierras a los trabajadores, en la enseñanza igualitaria y obligatoria. Y no me parece que las películas españolas sean muy de izquierdas.", en una entrevista en el diario "Hoy".

    Probablemente Marisa Paredes lo describió a la perfección en la entrega como presidenta de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España de su décima medalla de Oro a Fernando Fernán-Gómez, expresando, desbordante: "Por anarquista, por poeta, por cómico, por articulista, por académico, por novelista, por dramaturgo, por único y por consecuente".

    Hasta siempre compañero.

    Desde Rojo y Negro os animamos a dar el último adiós a Fernando.

    Carlos Peña
    Rojo y Negro Digital

    Carlos Peña | 25/11/2007, 06:22
  4. Comunicado de la CGT. Hasta siempre, compañero Fernando Fernán Gómez

    El Secretariado Permanente del Comité Confederal de la Confederación General del Trabajo (CGT), en nombre de toda la organización, desea expresar su último adiós anarcosindicalista al compañero Fernando Fernán Gómez, figura sin la cual sería incomprensible la historia cinematográfica, teatral y literaria del siglo XX español. Con ello, no descubrimos nada nuevo, ya que ha sido todo el mundo de la cultura quien ha reconocido y seguirá reconociendo, tus prodigiosos valores artísticos.

    Como organización sindical y social, los trabajadores y trabajadoras que formamos la CGT nos sentimos orgullosos porque personas de tu talla intelectual formen parte de la familia anarquista, de la familia anarcosindicalista. Con trabajadores como tú, nos sentimos acompañados, fortalecidos, menos solos, con más fuerzas para reafirmarnos en la defensa de nuestras ideas, de nuestros pensamientos, de nuestros modelos, con más recursos por seguir defendiendo ese otro mundo que todos y todas llevamos en nuestros corazones.

    Tus gestos de coherencia a lo largo de toda la vida, incluido el final, tu compromiso con la teoría y la práctica libertaria, seguirán siendo un referente para esta organización, seguirá siendo un ejemplo necesario, especialmente para los nuevos compañeros y compañeras que se acercan a nuestras ideas, a tus ideas.

    Estamos convencidos de que compartimos contigo la necesidad de seguir luchando por la justicia social y por la libertad en esta realidad actual que tanto nos manipula y aliena. No dudes de que en CGT y con la CGT, seguirá siempre encendida la llama de la rebeldía.

    Compañero Fernando. Que la tierra te sea leve.

    SP-Comité Confederal de la CGT | 25/11/2007, 06:24
  5. Despedida a Fernando Fernán Gómez

    "Yo pienso más bien en el amor libre, en la supresión de propiedad privada, en la entrega de las tierras a los trabajadores, en la enseñanza igualitaria y obligatoria". Fernando Fernán Gómez.

    Desde el Sindicato de Artes Gráficas, Comunicación y Espectáculos de CNT-Madrid manifestamos nuestra tristeza por el fallecimiento del gran actor Fernando Fernán Gómez. Fernando fue nuestro compañero de ideas y, durante algún tiempo, formó parte de nuestra confederación.

    Damos nuestro más sentido pésame a su familia, compañeros y amigos, en especial a su compañera Emma Cohen, cuyo paso por el Sindicato de Espectáculos de Madrid recordamos gratamente.

  6. El principio del epílogo (Articulo de Fernando Fernán Gómez publicado por el diario ABC el sábado 7 de septiembre de 1991)

    Ni el judío burgués Carlos Marx ni el aristócrata ruso Miguel Bakunin creían en el más allá; por ello no han sido admitidos en la gloria. Se han desvanecido no sólo sus cuerpos, sino sus almas, y de ambos desmedidos luchadores por la justicia, la igualdad, el bien de los demás, no nos queda más que el recuerdo, o nada menos que el recuerdo. De otro modo, si ambos hubieran sido creyentes, les habrían abierto las puertas del Paraíso recobrado y ahora, sentados en su muelle banco de nubes, mirarían hacia abajo y es muy posible que, tras los últimos acontecimientos, el soberbio ruso le dijera al prepotente aleman:

    -¿Ves, idiota, como la mucha ciencia ofusca el conocimiento? Te lo advertí muchas veces.

    En los tiempos en que nos ha tocado vivir, dos grandes sistemas gobiernan el mundo y nuestra sociedad: uno, aquel en que el Estado es dueño de la Banca; otro, aquel en que la Banca es dueña del Estado. En cualquiera de los dos, los hombres de a pie –o de a ruedas- contamos poco.

    El resultado de la última batalla de la ya muy larga guerra entre los dos sistemas es la victoria del segundo, la Banca dueña del Estado, y, por consiguiente, la vergonzosa derrota del primero: el Estado que, en su ciega vanidad autoritaria, hiperestatista, creyó que podía llegar a ser dueño de la Banca.

    Terminado el combate me pregunto: ¿han desaparecido las causas de la batalla? A partir de ahora, del momento en que San Jorge ha matado al dragón, ¿seguirá el hombre explotando al hombre, seguirá la ley de la herencia económica haciendo que unos hombres nazcan ricos y otros pobres y otros miserables, indigentes? ¿Seguirá la prostitución sin ser una vocación dionisíaca, orgiástica, de placer, sino un recurso de hambrientos? ¿Los placeres táctiles de la pareja o del grupo continuarán siendo fiscalizados por el aparato administrativo, por el religioso? ¿Las fronteras artificiales seguirán separando a los hombres? ¿Continuarán las religiones y las patrias siendo fuentes de sangre? ¿Las rentas del capital continuarán siendo infinitamente superiores al justiprecio del trabajo? ¿Habrá personas que posean doscientos treinta mil millones de pesetas y tras que para llegar a fin e mes tengan que pedir mil pesetas a un amigo? ¿Habrá niños sin vestidos ni calzado? ¿Madres sin leche? ¿Hombres que no encuentren donde expresar su pensamiento? ¿Seguirá habiendo hombres tan sabios en leyes que puedan gobernar a los demás mientras a otros nadie les ha enseñado las leyes? ¿Se seguirá educando a los niños de los países afortunados en una religión sólo comprensible por las inteligencias arcangélicas? Son preguntas triviales, casi horteras, y nadie tiene el deber de responderlas.

    Tres suicidios. Un buen epílogo de tragedia. No sólo han terminado las vidas de los suicidas, sus proyectos personales, sus ideales: se ha liquidado todo un sistema, una teoría, el más grande experimento social que vieron los siglos. Pero ¿cuándo comenzó ese epílogo?

    Quizá cuando Gorbachov difundió su proyecto reformista. O ha sido la violenta oposición del pueblo ruso a la teoría marxista y a la praxis leninista lo que ha originado el rotundo hundimiento de la caduca revolución institucionalizada. Algunos opinan que el epílogo había comenzado años antes, al llegar al poder Jruschov, que intentó la primera desestalinización. El especialista en temas del Este Francisco Eguiagaray señala otras fechas que también pueden considerarse como principio del espectacular desenlace: la firma del pacto entre el comunista Stalin y el fascista Hitler, que propició el estallido de la II Guerra Mundial; incluso más atrás: el fracaso de la economía soviética y de la planificación de la agricultura poco después de concluida la revolución y la guerra civil, en los años veinte. Esta última fecha quizá resulta demasiado remota para señalar el inicio del epílogo, más adecuada parece para comienzo del primer acto de la tragedia. Sin embargo, yo me atrevo a señalar una fecha anterior como comienzo de la hecatombe, de la tragedia, en el más exacto sentido de la palabra, porque a partir de aquel momento el desenlace funesto era inevitable. El momento a que me refiero puede situarse en cualquier día de la segunda mitad del siglo pasado, cuando el enfrentamiento entre las insuperables vanidades de Marx y de Bakunin escindió a la clase proletaria. Si se desea concretar más, puede situarse en la fecha del V congresode la Internacional.

    Las teorías de los dos generosos pensadores se oponían. Marx creía que el porvenir de la clase proletaria, la implantación de la justicia y de la igualdad sociales no serían posibles sin el socialismo autoritario, sin la dictadura del proletariado. Bakunin pensaba lo contrario. Ya su maestro, Proudhon, había advertido a los autoritarios: "Para impedir la arbitrariedad comercial, caeréis en la arbitrariedad administrativa; para crear la igualdad, destruiréis la libertad, lo que es la negación de la propia igualdad." Pero tanto como las dos ideas, los dos programas, se enfrentan los dos hombres. La autosuficiencia de Marx, la soberbia de Bakunin. El mismo día de la derrota de Sedan se abre el V Congreso de la Internacional. El enfrentamiento de las dos tendencias da como resultado la expulsión de Bakunin y con él la de sus seguidores, los libertarios. Desde entonces se enfrentarán constántemente dos concepciones del socialismo: la autoritaria y la libertaria. La escisión durara hasta hoy mismo, hasta los días del epílogo -si mientras tanto los autoritarios no se hubieran dedicado a exterminar a los libertarios-, y señaló su fatal comienzo. La Historia concedería una larga tregua sangrienta, pero la guerra estaba perdida. ¿Son galgos o son podencos? ¿Vencerá el socialismo libertario o el socialismo autoritario? La potencia de la URSS es tremenda y el socialismo libertario no tiene tras de sí ninguna potencia; pero es más puro su ideal: el hombre antes que el Estado. Y en éstas, llegan los perros del liberalismo asilvestrado y pillan descuidados a los dos conejos.

    Hoy -no digo ayer ni mañana- el socialismo autoritario ya no es una utopía, ha tenido casi ochenta años de experimentación, que a la vertiginosa velocidad que a los hombres de este siglo nos parece que se suceden los acontecimientos, no son pocos. Y ahí está, a la vista de todos, vencido, humillado, desprestigiado; si no fuera por un siglo de sufrimientos y tanta sangre vertida, podríamos decir que puesto en ridículo. Por contra, el socialismo libertario sigue siendo utópico. Y la utopía, como la caja de Pandora, debajo de las desgracias, oculta en su fondo a "la divina reina de luz, la celeste esperanza". Quizá cuando los proletarios que siguieron a Hegel, Marx, Engels, Lenin, los autoritaristas, tenían la ciencia, los que siguieron a Proudhon, Bakunin, Stirner, Kropotkine, Tolstoi, Russell, los libertarios, tenían la canción.

    Fernando FERNÁN-GÓMEZ

    ("ABC", 07-09-1991)

    Fernando FERNÁN-GÓMEZ | 03/12/2007, 11:42
  7. Fernando Fernán-Gómez: cómico, trabajador, anarquista

    Fernando Fernán-Gómez nació en el Perú, en la ciudad de Lima, el día 18 de mayo de 1921. Ayer por la tarde murió aquí, entre los límites de esta ciudad de Madrid.

    Desde ayer y durante algún tiempo, indeterminado pero pendiente de nuestra nostalgia y la sonrisa que este nos ventee, todos hemos perdido la letra B. Desde el año 2000 Fernando Fernán-Gómez era la letra B , como miembro de ese abecedario humano que ocupa el edificio de la Real Academia de la Lengua.

    Javier Tomeo, en su encantador y divertido alfabeto, nos presenta la B como el símbolo gráfico de una señora de poderosa anatomía, que viéramos pasar por debajo de nuestro balcón. Caminando decidida, segura. Avanzando siempre. Erguida. Rotunda en el paso. Exuberante, por dentro y por fuera.

    Y nos recuerda que antiguamente la letra B se la relacionaba con el arte de la construcción en piedra. El material sobre el que se labró uno de los primeros alfabetos: crisol de palabras y puerta abierta a la imaginación.

    Pelirrojo, barbudo, de poderosa anatomía, rotunda voz, siempre caminaba muy decidido. También después de dejarnos. Decidió que su cuerpo quedara abrigado en la bandera de sus ideas. Como un compañero, ante sus compañeros. ¡Salud, compañero Fernando¡

    En esta tarde de cine y debate, queremos recordarle como en la película de José Luis Cuerda “La lengua de las mariposas”. Como maestro en una escuela de Galicia, en las vísperas de la guerra civil. Contándonos como comen las mariposas, según el relato de Manuel Rivas: La lengua de las mariposas es una trompa enroscada como un muelle de reloj. Si hay una flor que la atrae, la desenrolla y la mete en el cáliz para chupar. Cuando lleváis el dedo húmedo a un tarro de azúcar, ¿a qué sentís el dulce en la boca como si la yema fuese la punta de vuestra lengua? Pues así es la lengua de las mariposas.

    Ahora que ha iniciado su último viaje, él que protagonizó otros dos extraordinarios, como fueron “Un extraño viaje”, en 1964, y “El viaje a ninguna parte”, en 1986...A los amantes del cine siempre nos quedará Fernando Fernán-Gómez.

    ¡Por la tierra y el viento que albergarán tu cuerpo¡ ¡Salud, Fernando¡

    Texto leído en la IV Semana de Cine y Debate Solidaridad Obrera (jueves 22 de noviembre)

    IV Semana de Cine y Debate Solidaridad Obrera | 20/12/2007, 04:49
Afegeix un comentari
ATENCIÓ: no es permet escriure http als comentaris.

Els comentaris són moderats per evitar spam. Això pot fer que el teu escrit tardi un poc en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS