Administrar

Mobilització ciutadana contra el canvi climàtic (01-02-07)

estelnegre | 30 Gener, 2007 10:14

Mobilització ciutadana contra el canvi climàtic (01-02-07)

Apaguem-ho tot dijous dia 1 de febrer de les 19.55 h. a les 20.00 h.

Participa en la major mobilització ciutadana contra el canvi climàtic!

5 minutes de répit pour la planète

L'Aliança pel Planeta, agrupació d'associacions medi ambientals, fa una crida senzilla a tots els ciutadans: 5 minuts de descans-treva per al planeta. Tots hem d'apagar els llums dia 1 de febrer de les 19.55 a les 20.00 h.

No es tracta només d'estalviar 5 minuts d'electricitat aquest dia, sinó de cridar l'atenció dels ciutadans, dels mitjans de comunicacions i d'aquells que decideixen sobre la dilapidació de l'energia, i destacar la urgència de passar a l'acció.

5 minuts de descans-treva per al planeta no és gaire temps, no costa res i mostrarà als candidats polítics a les properes eleccions que el canvi climàtic és un tema que ha de tenir pes en el debat polític.

Per què dia 1 de febrer? Aquest dia es publicarà a París el nou informe del grup d'experts en canvi climàtic de les Nacions Unides. Encara que aquest esdeveniment tindrà lloc en el país veí, no hem de deixar passar aquesta ocasió per actuar contra la urgència de la situació climàtica mundial.

Si tothom hi participa, aquesta acció tindrà un pes mediàtic i polític.

Passa-ho! Fes circular aquesta crida en el vostre entorn i en totes les vostres xarxes! Poseu-ho també en les vostres pàgines web i en les vostres circulars digitals! La tecnologia que ha estat la culpable d’aquest canvi, pot utilitzar-se per propagar missatges positius evitant contaminar.

Informació: Les Amis de la Terre (Els Amics de la Terra)

Manifest de l'Aliança pel Planeta (en castellà)

Ateneu Llibertari Estel Negre

Comentaris

  1. Por cierto

    Igual sigo esta iniciativa.. Pero igual no es conveniente un cambio de tensión tangrande, es posible que sea peor el remedio que la enfermedad.

    Hoy apagaré las luces, la proxima vez no se

    Pedro | 30/01/2007, 11:03
  2. El nuevo informe de la ONU prueba que el cambio climático está en marcha. Científicos y delegados de los Gobiernos pulen la síntesis que presentarán a los políticos

    El nuevo informe de evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, organismo científico de Naciones Unidas), el primero desde 2001, establece sólidamente la realidad del cambio climático en marcha, la responsabilidad de la actividad humana en dicho cambio y las consecuencias del calentamiento en el planeta. Así se desprende del documento elaborado por científicos de todo el mundo cuyo resumen para los responsables políticos comenzó ayer a discutirse en París. El informe "reduce incertidumbres", dijo Rajendra K. Pachauri, presidente del IPCC. Un borrador de 14 páginas es el material de partida, la síntesis de un extenso documento científico que integra el conocimiento más actual y sólido sobre la física del cambio climático y sus interacciones con la biosfera y la química. "No se cuestiona ya el cambio climático, si existe o no, hay una aceptación general del problema, aunque no se coincida siempre en las medidas que hay que tomar al respecto", afirmó ayer Alex Alusa, representante del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente en la apertura de la sesión de trabajo, de cuatro días de duración.

    A este informe del grupo de trabajo I del IPCC (el que se dedica a la física del clima) seguirán en los próximos meses los de los grupos II y III, orientados a los impactos y los efectos socioeconómicos, respectivamente. Toda la información se aglutinará en la síntesis final del Cuarto Informe de Evaluación (AR4), que se realizará el próximo noviembre en Valencia. Pero los resultados del grupo científico son la base que sustenta el conocimiento del problema, por lo que sus conclusiones han creado una enorme expectación. Medio centenar de científicos (los responsables de la redacción final del borrador) y delegados de los Gobiernos deben aprobar en esta reunión el documento de resumen.

    "Necesitamos un mejor conocimiento científico del problema y los peligros para poder diseñar mejores políticas", señaló ayer en la apertura de la sesión Christian Brodhag, delegado interministerial para el Desarrollo Sostenible del Gobierno de Francia. Él destacó la preocupación social en su país por el calentamiento y calificó el informe del IPCC de "riguroso, transparente, abierto, y soporte fiable para las actuaciones políticas". Brodhag resaltó la necesidad de tomar medidas para frenar el cambio climático y recordó que la UE se ha planteado reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 20% o un 30% en 2020.

    Prudencia
    Pese a que el documento de trabajo recoge muchos datos sobre temperaturas, nivel del mar, precipitaciones, tendencias y observaciones del calentamiento, los expertos eran ayer muy prudentes a la hora de comentar los contenidos puesto que, reiteraban, no es aún el documento definitivo y la versión definitiva puede dar más énfasis o menos a los diferentes apartados. Bill Hare, de Greenpeace Internacional, señaló que algunas conclusiones pueden ser más contundentes, por ejemplo en lo que se refiere al aumento de las temperaturas o las tormentas tropicales, dada la base científica que existe.

    Se espera que EE UU, por ejemplo, sea partidario de una mayor contundencia en el punto que se refiere a los huracanes. Las intervenciones ayer del delegado de ese país fueron en el sentido de destacar la mayor confianza en los datos y el conocimiento que se tiene del fenómeno del cambio climático, con un enfoque constructivo y positivo, según otros delegados.

    Concepción Martínez, de la Oficina Española de Cambio Climático (Ministerio de Medio Ambiente) destacó al término de la sesión el ambiente de colaboración entre los delegados: "Se nota que hay una mayor concienciación respecto al cambio climático, en comparación con el debate del informe anterior del IPCC; se nota que los delegados están convencidos del problema".

    El borrador sobre el que se trabaja esta semana -anticipado por EL PAÍS en diciembre- ha sido elaborado por medio centenar de expertos entre autores principales -incluido el premio Nobel Mario Molina- y autores que han contribuido, ninguno español. Pero como dijo ayer Susan Salomon, copresidenta del Grupo de Trabajo I, centenares de científicos de todo el mundo han realizado la labor esencial de evaluación de los resultados de las investigaciones científicas de los últimos cinco años.

    Un resumen que marca la agenda
    "El IPCC es neutral y sus informes de evaluación no son prescripciones políticas", recordó ayer en París la organización. "Lo que hace el IPCC es aportar la información científica y después es responsabilidad de los Gobiernos decidir qué acciones y o decisiones deben tomarse". Pero los informes del IPCC, por su calidad y prestigio, son los cimientos en que se apoyan las estrategias nacionales e internacionales de actuación frente al cambio climático y sus efectos.

    Fundado en 1988 por un puñado de científicos liderados por el sueco Bert Bolin, el IPCC emitió su primer informe de evaluación en 1990, cuya contribución esencial fue constatar que la Tierra se estaba calentando por el efecto invernadero asociado al aumento rapidísimo de las emisiones de los gases que lo generan. Dos años después de esta advertencia, los gobiernos de Naciones Unidas aprobaron la Convención Marco de Cambio Climático por la que se comprometían a evitar que el calentamiento perjudicara las condiciones de vida de la Tierra.

    En 1996, el IPCC dijo en su segundo informe que la responsabilidad de la actividad humana en el calentamiento global era ya detectable y significativa. En 1997 se aprobó el Protocolo de Kioto. El riesgo era demasiado alto para pasar el problema por alto. En el tercer informe en 2001, el IPCC vaticinó que el cambio climático inducido por el hombre va a durar siglos, y calculó el aumento previsible de las temperaturas medias para este siglo entre 1,4 y 5,8 grados centígrados.
    ("El País", 30-01-07)

    ALICIA RIVERA | 30/01/2007, 15:06
  3. Cumbre cambio climático: el efecto del ser humano en el calentamiento global es peor de lo que se pensaba

    Quinientos científicos del Grupo intergubernamental de expertos en la evolución del clima comenzaron el lunes en la sede de la UNESCO en París su reunión anual sobre el cambio climático que afecta a la tierra. Los especialistas deberán actualizar su informe sobre el alza de las temperaturas y del nivel del mar, para afinar las precisiones.

    El aspecto más polémico es la responsabilidad de la acción humana en los fenómenos climáticos, en particular la producción de gases con efecto invernadero. El informe será presentado a las autoridades de la ONU el próximo viernes 2 de febrero.

    Es peor de lo que se pensaba. Ése es el veredicto de los científicos sobre el efecto del ser humano en el cambio climático. El informe será el primero que presenta desde el año 2001 el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático, un grupo formado por miembros de las Naciones Unidas y de la Organización Metereorológica Mundial

    www.masvoces.org | 31/01/2007, 09:00
  4. El cambio climático pondrá en riesgo de extinción al 30% de las especies. Un aumento de temperatura superior a los dos grados sería negativo para todos los continentes

    Los científicos consideran que el 30% de las especies del planeta estarán en grave riesgo de extinción si las temperaturas suben este siglo en torno a dos grados centígrados, como es muy probable, como consecuencia del cambio climático. La salud, las infraestructuras, la disponibilidad de agua dulce o las cosechas en muchas regiones se verán también afectadas por el calentamiento, que tendrá globalmente efectos negativos si se supera ese nivel de temperaturas. Los impactos del cambio son ya visibles, y muestran el efecto de la actividad humana durante los últimos 30 años, aseguran los expertos. Los especialistas señalan que las medidas para contener las emisiones de gases de efecto invernadero y las orientadas a facilitar la adaptación de los sistemas naturales y sociales son complementarias para atenuar los impactos negativos del fenómeno. El borrador del estudio del impacto del cambio climático puede sufrir modificaciones de ahora a abril, cuando se discutirá a fondo para su aprobación. Pero las grandes líneas de este resumen emergen del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), que se debate estos días en París.

    El incremento de la temperatura ha tenido ya un fuerte efecto en el planeta: plantas que despiertan del invierno antes o mantienen las hojas más tiempo; especies de aves que han variado sus periodos de migración o cría; alteraciones de comunidades marinas debido al aumento de la temperatura del agua o cambios en la salinidad y las corrientes, entre otros.

    Menos heladas o lluvias
    De momento, no todos los efectos del calentamiento son negativos -aunque sí la inmensa mayoría-. En el norte de Europa, en Nueva Zelanda o el sur de Australia pueden darse cambios temporalmente positivos, como menos heladas o más lluvias, con posible impacto en la agricultura o en el consumo energético. Pero la escasez de agua, el aumento de la frecuencia y la intensidad de las sequías, la reducción de las cosechas, la subida del nivel del mar, los territorios inundados o sometidos a fenómenos meteorológicos catastróficos pueden afectar a extensos territorios, sobre todo en las altitudes medias y bajas (donde vive la mayor parte de la población).

    Los científicos advierten que si este siglo el calentamiento supera dos grados centígrados la media de los noventa, los impactos serán negativos en todo el mundo y en casi todos los sectores. Un calentamiento incluso sensiblemente inferior tiene un alto coste para la mayor parte del mundo, y es especialmente catastrófico en zonas costeras y muchas islas. Esos dos grados se alcanzarán con una concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera del doble del nivel de la era preindustrial, que estaba en 280 partes por millón. El nivel actual es ya de 379 partes por millón, y crece rápidamente.

    En cuanto a las regiones del planeta, resultarán especialmente afectadas con impactos negativos en los sistemas naturales y socioeconómicos -ya de por sí críticos- en gran parte de África, sur, este y sureste de Asia y grandes territorios de América del Sur. No significa esto que los impactos del cambio climático sean insignificantes, ni mucho menos, en Europa, o América del Norte, pero los países en esas regiones están mejor preparados para afrontar los problemas, recuerdan los investigadores. En Europa, según el borrador del informe, destacan los impactos negativos del calentamiento en las regiones del sur, con riesgos para la salud por el incremento de olas de calor, menor disponibilidad de agua dulce, reducción de la producción hidroeléctrica y aumento de los incendios. En cuanto a la subida del nivel del mar, supone un peligro para infraestructuras costeras y el sector turístico.

    Las medidas de adaptación son esenciales, señalan los científicos, no sólo ante alteraciones notables asociadas al calentamiento creciente, sino que son necesarias incluso aunque las emisiones de gases de efecto invernadero se congelasen ahora mismo: el cambio climático es ya inevitable por la actividad humana en el pasado.

    Cinco minutos de respiro para el planeta

    Internet ha desbordado las previsiones de la Alianza por el Planeta, la potente organización ecologista que ha convocado un apagón energético para mañana de cinco minutos, entre las 19.55 y las 20.00 horas, en protesta por el calentamiento global de la Tierra. El llamamiento de la Alianza se circunscribió en un principio a Francia, ya que su objetivo es "influir en la opinión pública para ejercer presión sobre los políticos", actualmente inmersos en la campaña para las elecciones legislativas, según se especifica en el comunicado de la organización ecologista.

    Sin embargo, tal y como indicó el portavoz de la sección española de la organización Amigos de la Tierra, vinculada a la Alianza por el Planeta, "Internet es inabarcable y el llamamiento se ha difundido como la pólvora a través de la red". Este portavoz comentó que si bien ellos no convocan la protesta en España sí saludan "cualquier intento de toma de conciencia de los ciudadanos con respecto al calentamiento del planeta".

    El texto de la convocatoria que se ha difundido a través de Internet dice: "Se trata de ahorrar cinco minutos de electricidad en todo el planeta para llamar la atención de los ciudadanos, de los medios de comunicación y de los que tienen el poder sobre el derroche de energía y la urgencia de pasar a la acción. Cinco minutos de respiro al planeta no es mucho tiempo, no nos costará nada y mostrará a los candidatos a las próximas elecciones que el cambio climático es un tema en el que se debe pensar dentro del debate político".

    La entidad convocante de este acto, la Alianza por el Planeta, está formada por diferentes ONG, asociaciones medioambientales, colectivos jurídicos, sociales, científicos y humanitarios. No admiten la participación de organismos estatales ni empresas ni partidos políticos, una estructura de funcionamiento muy similar a la organización Amigos de la Tierra.

    Greenpeace pide una reducción del 50% de las emisiones de efecto invernadero

    Coincidiendo con la celebración de la cumbre en París del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), la organización ecologista Greenpeace presentó ayer en Madrid su informe [R]evolución energética: perspectiva mundial de la energía renovable. En él manifiestan que con un uso más eficiente de la energía y una apuesta decidida por las fuentes renovables, se podrían llegar a reducir un 50% las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo.

    "Estamos a tiempo, pero hay que hacerlo ya", dijo el presidente de la organización, Juan López de Uralde. El informe, que ha sido elaborado conjuntamente con el Consejo Europeo para la Energía Renovable (EREC), especialistas de la Agencia Espacial Alemana y más de 30 científicos e ingenieros de una treintena de universidades, institutos y empresas dedicadas a las energías renovables, explica cómo reducir un 50% las emisiones para 2050 usando tecnologías ya disponibles y haciendo hincapié en la eficiencia energética.

    "Si reducimos las emisiones y mantenemos el aumento medio global de la temperatura por debajo de los dos grados podemos reducir y detener los peores daños", explicó López de Uralde. Según Greenpeace, existe tecnología para actuar y no sería necesario recurrir al uso de la energía nuclear. "Sin perder calidad de vida podemos cubrir con las fuentes renovables el 100% de la demanda energética", explicó la responsable de la campaña de energía y cambio climático de la organización, Raquel Montón.

    Situación inaceptable
    Según el informe, la clave para reducir las emisiones de CO2

    está en el uso extensivo de energías renovables, en lugar de las basadas en el carbón y el petróleo y la nuclear, y en un uso más inteligente de la energía para conseguir reducir a la mitad las emisiones responsables del efecto invernadero y del calentamiento del planeta.

    "La situación de España en las emisiones de dióxido de carbono es meridianamente inaceptable", declaró López de Uralde. Por ello la organización ecologista pidió al Gobierno español que escuche las advertencias del IPCC sobre el cambio climático y tome medidas para cumplir con el protocolo de Kioto. Además, Greenpeace presentará el próximo jueves en el Congreso, junto a IU-ICV, una iniciativa para la aprobación de una Ley del Clima.

    La organización calcula que con medidas más acordes con las evidencias científicas, España podría reducir un 35% sus emisiones en cinco años, el porcentaje mínimo con el que España cumpliría con el protocolo de Kioto.

    ("El País", 31-01-07)

    ALICIA RIVERA | 31/01/2007, 16:02
  5. Dia 1 de febrer, apagada general de llum

    No fa estona en una de les meves col·laboracions en el Setmanari Sóller, feia menció a la força que tenim els ciutadans quan ens ajuntem. Em referia concretament a accions contra els monopolis i la seva pressió. Doncs bé, un grup ecologista francès i aprofitant l'avinentesa de dia 1 de febrer: On un grup d'experts intergovernamentals presentarà, a París, un nou informe de les Nacions Unides sobre l'evolució del clima, proposen el següent: Apagada general de llum per dia 1 de febrer des de les 19.55 h a les 20 h. Queda clar que no és una acció significativa; però sí que almanco és la primera i en la que s'està emprant Internet com ja vaig escriure en el meu article.

    Està clar que les noves tecnologies estan canviant les maneres de fer i de denunciar situacions que ens afecten a tots, ens agradi o no. A més a més, em sembla que ja és hora s'empri la imaginació, com es propugnava en el Maig del 68, per intentar provocar uns canvis que d'altra manera són quasi impossible, vist que les transnacionals tenen copsats i controlats els mitjans de comunicació.

    Josep Bonnín Segura

    ("Diari de Balears", 31-01-07)

    Josep Bonnín Segura | 31/01/2007, 16:20
  6. L'enredada del canvi climàtic

    Han estat dues notícies gairebé simultànies. La direcció de Greenpeace ha anunciat al món que les conse- qüències del canvi climàtic seran més greus del que es temia. I al mateix temps, en un estudi d'opinió dels motius de preocupació dels catalans, s'observa que el medi ambient no apareix fins al lloc 17è. Encapçalen el rànquing la immigració (1r) i la vivenda (2n), i figuren envoltant el tema mediambiental el Govern (16è) i el finançament autonòmic (18è).
    Experts en la brutícia que respirem expliquen i no acaben els des- astres que causarà el CO2. Davant el balanç apocalíptic que s'acosta, el ciutadà arronsa les espatlles. Es fondran les glaceres i les aigües dels mars pujaran de nivell. La meva reacció ecològica no passarà de ser un gest simbòlic. Catalunya té una riquesa turística que es veurà destruïda pel nivell de les aigües. Jo, en solitari, no compto, i tampoc servirà de gaire cosa que uns quants sortim al carrer a predicar el sermó de l'anticatàstrofe mediambiental, com va passar amb l'Iraq.
    Em van prometre que si confiava en ells, no havia de tenir por de res. No han fet res. L'atmosfera està cada vegada pitjor. Em sento víctima de l'enredada de la degradació del medi ambient. Vaig complir amb el meu vot de confiança. Comprenc que els meus paisans hagin situat el medi ambient en el 17è lloc de l'ordre de preocupacions. No deixa de ser una manera de protestar. Ens van enganyar amb uns compromisos incomplerts i ara els enganyats són ells. A veure si així desperten. És l'únic recurs que queda quan s'estan a punt de perdre totes les esperances. Després que no diguin que els vam donar el xec en blanc de la llibertat per contaminar.

    Josep Pernau

    ("El Periódico de Catalunya", 01-02-07)

    Josep Pernau | 01/02/2007, 08:53
  7. Cinc minuts a les fosques per lluitar contra el canvi climàtic. Una campanya internacional proposa apagar avui els llums de 19.55 a 20.00 hores. La Generalitat, l'Ajuntament de BCN i els seus 46 mercats tallaran la il.luminació

    Si vostè fa servir assíduament el correu electrònic, és possible que aquests últims dies hagi rebut un estrany missatge que el convida a apagar els llums avui al vespre durant cinc minuts. Atenció: no es tracta de propaganda, encara que ho pugui semblar, sinó d'una original campanya ecologista que no té cap altre objectiu que sensibilitzar els governs, les empreses, els polítics i els veïns més pròxims perquè segueixin l'exemple i actuïn amb fermesa contra l'escalfament planetari. La cita és exactament de 19.55 a 20.00 hores.
    Durant aquests cinc minuts, les associacions convocants demanen als ciutadans que intentin estalviar energia i, com a exemple més factible, els emplacen a apagar els llums de la casa, el televisor i l'ordinador. L'estalvi que s'aconsegueixi serà el menys important de tot, assumeix la campanya, però no la força simbòlica. "És fonamental cridar l'atenció sobre el problema del canvi climàtic", resumeix José Luis García, responsable de les campanyes d'energia de Greenpeace.
    La iniciativa va sorgir modestament a França a partir de l'Aliança pel Planeta, una agrupació de més de 70 associacions ecologistes, científiques i de consumidors, però s'ha difós amb gran rapidesa per tot el món gràcies al correu electrònic. Amics de la Terra, Greenpeace i Ecologistes en Acció, entre altres entitats, han contribuït a la seva difusió per Espanya, tot i que també s'hi han pronunciat a favor Izquierda Unida i fins i tot el Ministeri de Medi Ambient, malgrat que aquest últim no ha precisat si té previst fer alguna cosa en aquest sentit.
    L'elecció del dia 1 de febrer no és casual. Justament demà, el Grup Intergovernamental de l'ONU sobre Canvi Climàtic (IPCC, en les seves sigles angleses) farà públic a París un esperat informe, elaborat per més de 1.300 experts durant els últims cinc anys, que confirma científicament i amb un escàs grau d'incertesa que l'escalfament global ja està en marxa, que la mà de l'home és la gran responsable del canvi climàtic, que les temperatures pujaran de forma acusada d'aquí a l'any 2100 i que és necessària una acció ràpida per evitar danys catastròfics.
    A Barcelona, els 46 mercats municipals van decidir ahir afegir-se a la iniciativa europea i, per tant, es mantindran amb els llums apagats entre les vuit menys cinc i les vuit d'aquest vespre. El segon tinent d'alcalde, Jordi Portabella, assistirà a l'acte cívic d'apagada de llums que se celebrarà al mercat de la Concepció. També participaran en l'apagada general els 19 eixos comercials de la ciutat.
    El Palau de la Generalitat i l'Ajuntament de Barcelona s'hi van apuntar a última hora i es mantindran també amb les façanes sense llum durant els cinc minuts que duri la protesta, segons van anunciar fonts municipals i del Departament de Medi Ambient.

    París abanderarà la iniciativa ecologista apagant les bombetes de la torre Eiffel

    L'Ajuntament de París s'ha afegit amb energia als cinc minuts de protesta i ha confirmat que té previst apagar la il.luminació de la torre Eiffel --llevat d'ascensors i serveis-- i d'altres monuments municipals. Iniciatives d'estil similar es duran a terme a Marsella, Tolosa, Niça i altres ciutats franceses.
    En el cas de la torre Eiffel, un portaveu de la societat explotadora va explicar a France Presse que el monument consumeix 7.000 megawatts per hora, el 9% en concepte d'il.luminació. Abans era molt més, fins que la temporada 2004-2005 es van substituir les velles bombetes per models de baix consum.

    Antonio Madridejos

    ("El Periódico de Catalunya", 01-02-07)

    Antonio Madridejos | 01/02/2007, 08:56
  8. A oscuras contra el cambio climático. España se suma al apagón de cinco minutos convocado para hoy por diferentes grupos ecologistas y asociaciones de internautas

    El Ministerio de Medio Ambiente ha anunciado que se suma también a la iniciativa de distintas organizaciones ecologistas de convocar un apagón voluntario de energía hoy, entre las 19.55 y las 20.00 hora peninsular española, contra el cambio climático. Con este apoyo de última hora el Gobierno español sigue la estela de las principales asociaciones ecologistas de apoyar una iniciativa puesta en marcha en Internet a través de blogs y correos electrónicos hace unas semanas. La pionera fue la ONG francesa Alianza por el Planeta que lanzó en Francia un llamamiento para que todos los ciudadanos apagaran todas sus luces el 1 de febrero durante cinco minutos, de 19.55 a 20.00 horas, un día antes de que se presente en París el informe que los científicos han elaborado para el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU, que se debate estos días en la capital francesa. El informe alerta de una fuerte subida en las temperaturas y advierte sobre olas de calor, inundaciones, sequías y aumento del nivel del mar, vinculados a los gases de efecto invernadero, emitidos principalmente por el uso de combustibles fósiles.

    La convocatoria de Alianza por el Planeta se llevó a cabo por email, y lo han secundado ya organizaciones no gubernamentales de todo el mundo. La organización cree necesario la concienciación de los ciudadanos para ahorrar energía eléctrica para paliar las consecuencias del cambio climático, originado por los altos niveles de contaminación de los países más industrializados. Entre algunas de las medidas que defienden está el uso de bombillas de bajo consumo, utilizar el transporte público, instalar paneles solares en sus hogares o cualquier otra medida que suponga ahorro energético.

    En el país de origen de la iniciativa, el Ayuntamiento de París ha anunciado que la Torre Eiffel apagará esta tarde los 336 proyectores que iluminan el emblemático monumento por la noche. Las luces del símbolo de la capital francesa suman el 9 % de los 7.000 megavatios que la estructura consume por hora.

    MIRIAM LAGOA

    ("El País", 01-02-07)

    MIRIAM LAGOA | 01/02/2007, 09:28
  9. Cinco prioridades frente al cambio climático

    El esperado informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU se presenta mañana en París. Los hallazgos son desalentadores. El informe dice que es probable que la temperatura global aumente tres grados en este siglo, un nivel térmico que no se ha visto en la Tierra desde la era del Plioceno, hace tres millones de años. Los científicos advierten que un cambio climático provocado por el hombre de esta magnitud amenaza el futuro del planeta y de la civilización. La pregunta que todo el mundo tiene en mente es qué se puede hacer.

    Existen cinco pilares que debemos colocar para afrontar el desafío del calentamiento global y apuntalar los cimientos de la era posterior a la energía del carbono: maximizar el ahorro de energía en el consumo de combustibles fósiles; reducir las emisiones de gases que provocan el calentamiento global; optimizar la introducción comercial de energías renovables; introducir una tecnología de pilas de combustible de hidrógeno para almacenar energía renovable, y crear redes inteligentes para distribuir la energía por los continentes. Juntos, estos cinco pilares son el marco para una tercera revolución industrial.

    A corto plazo, el medio más rápido para abordar el calentamiento global es reducir el consumo de combustibles fósiles al menos en un 20%, introduciendo nuevas tecnologías para ahorrar energía y mejores prácticas en hogares y empresas.

    En segundo lugar, los gobiernos deben imponer límites al carbono y establecer un mecanismo aplicable que obligue a reducir de aquí al 2020 en un 30% (con respecto a los niveles de 1990) las emisiones de CO2 y otros gases que contribuyen al calentamiento global. Y esto es un mínimo.

    En tercer lugar, todos los países poseen un gran potencial de energías renovables en forma de energía solar, eólica, hidrológica, geotérmica, biomasa o energía de las olas. Los gobiernos deberían establecer un parámetro aplicable para la producción a partir de fuentes energéticas renovables de un 33% de la electricidad de cada país y de un 25% de su energía total en 2020.

    En cuarto lugar, todos los países deberían asumir un compromiso a largo plazo para realizar la transición a una era del hidrógeno, que es el elemento más ligero y abundante del universo, y que, cuando se utiliza como fuente de energía, sólo tiene como subproductos el agua pura y el calor. El hidrógeno es la última fase que nos llevará a una era posterior al carbono.

    ¿Por qué el hidrógeno? Porque es el mejor medio para almacenar energía renovable, tanto para la red eléctrica como para el transporte. Es importante subrayar que una sociedad de la energía renovable es imposible a menos que la energía pueda almacenarse en forma de hidrógeno. Ello se debe a que la energía renovable es intermitente. El sol no brilla siempre, el viento no sopla constantemente, el agua no siempre fluye cuando hay sequía, el rendimiento agrícola varía. Las pilas de combustible alimentadas con hidrógeno ofrecen un medio para almacenar energía renovable y garantizar un suministro fiable para la red eléctrica y el transporte.

    En quinto lugar, debemos reconfigurar las redes eléctricas de cada país. Podrían utilizarse los mismos principios de diseño y las mismas tecnologías inteligentes que hicieron posible Internet: una red amplia y descentralizada de comunicación global para reacondicionar la red eléctrica de una nación, lo cual permitiría a las empresas, los propietarios de viviendas y otros consumir energía de manera más eficiente, crear más facilmente su propia energía renovable y revender su excedente eléctrico a la red.

    Algunos analistas del sector energético proponen añadir a la red una nueva generación de centrales eléctricas de "carbón limpio". El sector afirma que tal vez sería posible capturar el dióxido de carbono de las centrales de carbón y almacenarlo bajo tierra o en las profundidades del océano. Pero muchos científicos sostienen que no es seguro que la tecnología de captura y almacenamiento de carbono sea comercialmente viable en las próximas décadas.

    Otros abogan por un mayor uso de la energía nuclear, pero ello aumentaría enormemente la cantidad de residuos radioactivos peligrosos, plantearía graves amenazas para la seguridad en una era de terrorismo e incrementaría en gran medida el coste que contribuyentes y consumidores han de pagar por su energía. Aun así, no podrían incorporarse a la red centenares de nuevas centrales nucleares hasta 2025 o 2030, tarde para abordar el aumento de emisiones de dióxido de carbono.

    La creación de un régimen de energía renovable, una tecnología de pilas de combustible de hidrógeno y redes eléctricas inteligentes abre la puerta a una tercera revolución industrial y debería tener un efecto económico multiplicador tan fuerte en el siglo XXI como la introducción de las tecnologías del carbón y el vapor en el siglo XIX, y el petróleo y el motor de combustión interna en el siglo XX.

    Con las primeras pilas de combustible portátiles, que se prevé estarán en el mercado en 2007, los consumidores podrán cargar sus teléfonos móviles, ordenadores portátiles, cámaras digitales, reproductores de Mp3 y PDA entre ocho y trenta y cinco horas con un solo cartucho. Los principales fabricantes de automóviles han invertido miles de millones de euros en el desarrollo de coches, autobuses y camiones que funcionen con hidrógeno. Se están probando autobuses y camiones alimentados por hidrógeno en carreteras de toda Europa, y se espera que los primeros vehículos producidos en masa lleguen a los salones de exposición entre 2012 y 2014. California, la sexta economía más importante del mundo, trabaja activamente por un futuro dominado por el hidrógeno, al igual que otras regiones de todo el planeta.

    Los combustibles fósiles y la energía nuclear son energías de élite que representan el viejo planteamiento verticalista y centralizado para la gestión de recursos que fue tan representativo de los siglos XIX y XX. Como sólo se encuentran en algunos lugares, el carbón, el petróleo, el gas natural y el uranio han requerido enormes inversiones militares para garantizar su seguridad y unos desembolsos de capital elevados para procesarlos y comercializarlos. El resultado ha sido un desequilibrio cada vez mayor entre quienes poseen y producen energía y los que carecen de energía en un sentido literal y figurado.

    Sin embargo, hay energía renovable por toda la Tierra. Es fácil acceder al caudal solar, a la energía eólica, hidrológica y geotérmica, a los residuos agrícolas y forestales... y a la basura municipal en todo el mundo. Si se reúne y almacena en forma de hidrógeno y se disemina a través de redes eléctricas inteligentes, la energía renovable tiene potencial para ser compartida de igual a igual y de manera repartida como ahora compartimos información y comunicación en Internet. Una economía verde y sostenible basada en el hidrógeno significa "poder para el pueblo" en el siglo XXI.

    Jeremy Rifkin es autor de La economía del hidrógeno (Paidós).

    ("El País", 01-02-07)

    Jeremy Rifkin | 02/02/2007, 10:48
  10. Un ahorro de 20 millones de bombillas. El consumo eléctrico cae un 2,5% durante los cinco minutos de protesta contra el cambio climático

    Veinte millones de bombillas se apagaron ayer en España para permitir un respiro energético en el planeta durante cinco minutos, entre las 19.55 y las 20.00. Este apagón, equivalente a la producción durante ese intervalo de tiempo de una central nuclear y de 500 molinos de viento, supone el 2,5% del consumo eléctrico. Sirvió para que España dejara de emitir 35 toneladas de CO2, un gesto meramente simbólico teniendo en cuenta que diariamente emite más de 1,2 millones de toneladas. La convocatoria fue amplificada por Internet hasta el punto de que sumó tantas adhesiones que se llegó a temer por la capacidad de respuesta de la red eléctrica ante un apagón masivo. Al final, el paro fue más visible en las instituciones que en los hogares. El origen de esta movilización fue una nota en la web de la asociación ecologista francesa Alianza por el Planeta destinada a consumo interno. Después, miles de internautas difundieron el mensaje mediante correos electrónicos y colgaron en múltiples blogs el breve texto de los franceses: "Se trata de ahorrar cinco minutos de electricidad en todo el planeta para llamar la atención de los ciudadanos, de los medios de comunicación y de los que tienen el poder sobre el derroche de energía y la urgencia de pasar a la acción. Cinco minutos de respiro al planeta no es mucho tiempo; no nos costará nada y mostrará que el cambio climático es un tema en el que se debe pensar dentro del debate político".

    La chispa prendió y las organizaciones ecologistas incluyeron en sus webs llamadas al seguimiento, y sus dirigentes dejaron claro que no eran ellos los organizadores, sino meros catalizadores de la iniciativa ciudadana. El pasado miércoles, a última hora de la tarde, el Ministerio de Medio Ambiente decidió sumarse al apagón. A lo largo de todo el día de ayer, ayuntamientos, instituciones autonómicas, centros públicos de ocio y sindicatos respaldaron la convocatoria. Por una vez importó poco el color político de ciudades y parlamentos: los Ayuntamientos de San Sebastián, Zaragoza, Pamplona, Barcelona, Vigo, Vitoria, Bilbao, Valencia, la Xunta de Galicia, el Parlamento de Andalucía... Los dos grandes partidos, el PP y el PSOE, aparcaron durante cinco minutos sus diferencias y optaron por apagar la luz de sus sedes centrales. Comercios, museos y miles de hogares optaron por el mismo sistema de protesta ante el cambio climático.

    Las grandes ciudades oscurecieron sus monumentos emblemáticos: en el Kursaal de San Sebastián los acomodadores acompañaron con linternas a los espectadores que aguardaban la actuación del cantautor cubano Pablo Milanés, la Alhambra de Granada, la Giralda en Sevilla, la Puerta de Alcalá en Madrid, el Guggenheim en Bilbao, la Mezquita de Córdoba y la Sagrada Familia en Barcelona, entre otros, suspendieron la iluminación de sus fachadas. En Valencia, la Ciudad de las Artes y las Ciencias se convirtió durante cinco minutos en una silueta oscura sobre el río Turia. Lo mismo que ocurrió con la Torre Eiffel en París, la capital del país que originó la convocatoria y donde hoy se hará público el informe que los científicos han elaborado para el Panel Intergubenamental sobre cambio climático de la ONU. También fue cortada la iluminación durante los simbólicos cinco minutos de ayer en el Coliseo y el Capitolio de Roma y en las sedes del Consejo Europeo, el Parlamento y el edificio Atomium de Bruselas.

    Expectativas frustradas
    Red Eléctrica Española, el operador del sistema eléctrico, garantizó al Ministerio de Medio Ambiente la normalidad en los hogares españoles inmediatamente después de las ocho de la tarde de ayer. Entre otras razones, porque el consumo doméstico sólo representa el 40% del total, y el sistema español está preparado para resistir su caída. La realidad no se acercó ni de lejos a ese tope. Sólo el 2,5% de los usuarios apagaron la luz. Ante las expectativas generadas, la respuesta supo a poco, pero los ecologistas la juzgan importante: "Lo importante no es el número de seguidores, sino el gesto que supone que miles de ciudadanos pasen a la acción y dejen patente su preocupación por las consecuencias del calentamiento", dijo José Luis García, responsable de la campaña del cambio climático de Greenpeace.

    Preparados para quedarse a oscuras

    1.040 megavatios. Algún técnico avezado acertó la porra que se hizo en Red Eléctrica por la mañana, nada más empezar el dispositivo de alerta, a mediodía. 1.040 megavatios es lo que aporta una central nuclear o el 10% de todo el parque eólico a pleno rendimiento. De alerta nada. A pesar de todo, fueron cuatro, y no dos, los técnicos que estuvieron al cuidado de los ordenadores, frente al enorme panel iluminado (como en las películas de la Nasa).

    Se había previsto una reserva de 3.000 megavatios a la baja, es decir, estar preparados para que las centrales recortaran esa cantidad de energía. "No nos gustan las sorpresas", dijo Luis Atienza, el presidente de Red Eléctrica Española (REE). Porque no es lo mismo que dejen de circular los coches y la gasolina espere en los tanques a que arranquen de nuevo los motores, que equilibrar la producción y el consumo eléctricos. Las centrales hidroeléctricas son más flexibles, basta con cerrar o abrir compuertas para buscar la estabilidad, pero el resto de las centrales no pueden funcionar inmediatamente, por tanto, cabía la posibilidad de afrontar un buen apagón y dejar a oscuras el país.

    Atienza reconoció que, dado lo delicado del servicio que prestan las eléctricas, el desaguisado hubiera sido muy superior al valor simbólico que se perseguía con este apagón. Prefiere que se pare el consumo de coches en las calles.

    1.040 megavatios apenas dibujaban un trazo desvaído en la gráfica que recoge a tiempo real el consumo de energía eléctrica en todo el país. Como si la mano que escribe recibiera un pequeño empujón. A las ocho de la tarde, la curva volvió a subir para acercarse a la previsión que REE establece cada día.

    Anoche, en el momento acordado, apenas se registró un 2,5% menos de demanda, de 40.830 a 39.780, para ser exactos. "Estábamos preparados para atender el triple de esa caída, hasta ahí hubiéramos podido gestionarlo", explicó Atienza. El paro ciudadano en repulsa por el atentado del 11-M en Madrid hizo caer la demanda 2.500 megavatios. "En esta ocasión no se han parado las empresas, si no...", dijo Atienza.

    La temperatura del planeta subirá hasta 4 grados este siglo y habrá más sequías

    Los expertos sobre cambio climático reunidos en París entregan hoy sus conclusiones

    El planeta experimentará en el siglo XXI un calentamiento de entre 1,8 y 4 grados, el mar ascenderá unos 58 centímetros y aumentarán las sequías y las olas de calor. Son las previsiones del cuarto informe elaborado por el Panel Internacional para el Cambio Climático, el grupo de medio millar de expertos que se han reunido estos días en París para evaluar las consecuencias de este fenómeno. El organismo, creado por la ONU, concluye además que el calentamiento se debe, con un 90% de certeza, a la actividad humana, en especial por el uso masivo de energía basada en combustibles fósiles. Después de una semana de negociaciones a puerta cerrada, los 500 expertos del IPCC han hecho público un informe destinado “a la atención de los que deciden”. En él, destacan que buena parte del calentamiento que ha sufrido la Tierra en las últimas décadas “se debe, muy probablemente”, “con una seguridad del 90%”, a las emisiones humanas de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero. Los expertos sostienen que el planeta se calentará entre 1,8 y 4 grados centígrados de media de aquí a fin de siglo, con respecto al siglo anterior. Estos valores afectan a la media del planeta, pero habrá grandes diferencias entre las distintas regiones. Entre las más afectadas están los polos, lo que hará que pierdan parte de su masa helada. Esta subida de temperaturas hará que el nivel del mar suba entre 18 y 59 centímetros.

    Al subir la temperatura del planeta subirá igualmente la de las aguas, con lo que se producirán numerosos fenómenos extremos, entre ellos más olas de calor y más sequías, pero también lluvias más violentas que causarán inundaciones, ciclones y huracanes más violentos, entres otras cosas. Estos cambios podrían generar la aparición de hasta 200 millones de personas que huyen de estos fenómenos, a los que ya se conoce como refugiados climáticos. El calentamiento previsto reducirá la cobertura de nieve y los casquetes polares e incluso no se descarta que a finales de siglo el hielo se derrita completamente en el Polo Norte en verano.

    Los expertos dicen además, que las emisiones "pasadas y futuras de CO2 seguirán contribuyendo al calentamiento y a la subida del nivel del mar durante más de un milenio", teniendo en cuenta la duración del CO2 en la atmósfera.

    Cuarto informe

    El informe presentado hoy es el cuarto que elabora el IPCC, organismo creado en 1988 por las Naciones Unidas, formado por más de 2.500 científicos de 130 países y considerado la voz más autorizada sobre el cambio climático. Es además, el más alarmante, puesto que deja ya claro que el calentamiento global es un hecho y que en buena medida se debe a la actividad del hombre. El texto presentado hoy es un compendio de las investigaciones realizadas en los últimos seis años para corregir y actualizar los datos de su anterior informe de 2001.

    Según las conclusiones de los expertos, es la concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera la causante del llamado efecto invernadero ?la capa de CO2 impide que el planeta se ventile adecuadamente- y por tanto, del calentamiento. Desde hace 650.000 años no había una concentración similar de CO2 en la atmósfera, según estos expertos.

    El trabajo del IPCC es alertar a los dirigentes del planeta para que tomen medidas para reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera, adhiriéndose o incluso superando los objetivos marcados en el protocolo de Kyoto sobre emisiones. “Todos los ciudadanos del planeta esperan, tienen que darnos las explicaciones racionales para que nosotros podamos decir cómo actuar”, dijo ayer a los expertos la ministra francesa de Medio Ambiente, Nelly Olin.

    ("El País", 02-02-07)

    JOAQUINA PRADES | 02/02/2007, 11:04
  11. Científics denuncien suborns per negar el canvi climàtic. Una firma lligada a una petrolera pagava per desacreditar l'informe de l'IPCC. Una oenagé diu que Exxon ha donat 15 milions a grups que neguen el deteriorament

    Científics britànics i nordamericans han denunciat haver rebut substancioses ofertes econòmiques per desacreditar els resultats de l'informe del Grup Intergovernamental sobre Canvi Climàtic (IPCC, en la sigla en anglès). Segons aquests experts, l'American Enterprise Institute (AEI), un centre d'estudis estretament vinculat a l'Administració de George W. Bush i finançat pel primer grup petroler del món, Exxon Mobil, ha ofert 10.000 dòlars (uns 7.717 euros) i altres prebendes, com ara despeses de viatge pagades, a científics i economistes que posin en relleu els errors de l'informe presentat ahir a París.
    A les cartes enviades a uns quants científics i analistes mundials per Kenneth Green, un col.laborador de l'AEI, s'aprofita també per acusar l'IPCC d'haver-se resistit a "les crítiques raonables" i d'haver arribat a "conclusions sumàries i insuficients, secundades pel treball analític". L'AEI ha rebut 1,5 milions d'euros d'Exxon i una vintena de persones en la seva plantilla han treballat d'assessores per a l'actual Executiu de la Casa Blanca. Sense anar més lluny, l'expresident de la petrolera nord-americana Lee Raymond és actualment el vicepresident del patronat de l'AEI.
    Steve Schroeder, un professor de la Universitat A&M de Texas als Estats Units, va ser un dels que va rebutjar l'oferta, al tenir por de ser còmplice d'una maniobra política. Al Regne Unit David Viner, de la Secció d'Investigacions Climàtiques de la Universitat d'East Anglia, va declarar al diari britànic The Guardian que el pagament de l'AEI és "un intent desesperat d'una organització que vol tergiversar les proves científiques en benefici dels seus objectius polítics".

    ACCIÓ INTERNACIONAL
    Lord Rees of Ludlow, president de la Royal Society, l'institut científic més prestigiós de la Gran Bretanya, va afirmar que l'informe de l'IPCC reclama "una acció internacional concertada per reduir els pitjors impactes del canvi climàtic". "Amb tot --va afegir--, una vegada més hi haurà una minoria, amb la seva pròpia agenda, que intentarà suggerir el contrari".
    Els intents de manipulació d'Exxon no són nous. La petrolera s'ha gastat aquests últims 10 anys més de 15 milions d'euros en el finançament d'organitzacions que neguen l'amplitud i la gravetat del canvi climàtic, segons el grup ambientalista Union of Concerned Scientists. Un dels seus portaveus, Alden Meyer, ha comparat les maniobres d'Exxon amb les de les companyies de tabac per negar la relació entre el consum de cigarrets i el càncer.
    Ben Stewart, del grup ecologista Greenpeace, considera que l'AEI funciona "com la Cosa Nostra intel.lectual de l'Administració de Bush". "Han perdut la batalla científica i la batalla ètica. L'únic que els queda és una maleta plena diners". Dilluns que ve, una altra organització finançada per Exxon amb base al Canadà publicarà a Londres un estudi en què posa en qüestió l'informe intergovernamental sobre el canvi climàtic.

    BEGOÑA ARCE

    ("El Periódico de Catalunya", 03-02-07)

    BEGOÑA ARCE | 03/02/2007, 07:32
  12. Cinc minuts d'apagada. Per canviar les coses necessitem coherència en el que argumentem i una legislació efectiva

    La benintencionada Alliance pour la Planète, francesa, va exhortar la ciutadania europea que comencéssim el mes de febrer amb una apagada a les 19.55 hores que durés fins a les 20.00. En aquells cinc minuts, la benemèrita aliança no esperava postergar el cataclisme ambiental que ens caurà a sobre, sinó cridar l'atenció de la ciutadania en aquest sentit. Els seus militants preveien --no va ser difícil d'endevinar-- que l'informe que emetria un panel d'experts de les Nacions Unides l'endemà no auguraria res de bo. Confirmaria l'insostenible consum energètic a què tan alegrement estem abocats.
    Lluny de mi el desig de voler unir- me al sarcàstic cor dels que consideren ingenu i inútil el gest. Al contrari, em sembla molt bé. Els felicito per la seva sagacitat mediàtica. L'Alliance va comptar amb mi: vaig apagar els llums i vaig desconnectar tots els aparells elèctrics en stand by. Pertanyo al crèdul grup dels que es prenen seriosament el Dia sense Cotxes mentre esquivo angoixat l'endimoniat trànsit amb què ens regalen els automobilistes. A ells els importa un rave aquesta peregrina idea, i encara menys si els ho diu un alcalde.

    AMB AIXÒ per endavant, ens hauríem de preguntar si anem a alguna banda amb aquestes campanyes cíviques minimalistes que demanen de nosaltres gestos simbò- lics. No és que siguin, sens dubte, brindis al sol (en aquest cas a la bellesa del firmament, amb un descens fugaç de la pol.lució lumínica), però són manifestament ineficaços. Són, segur, efímerament espectaculars, si les segueix un nombre suficient de ciutadans de bona fe. Però no aturaran res, perquè borden a la lluna. En el cas de la microapagada de dijous, és literalment el que fan. Imaginin-se que els ambientalistes donessin un cop de timó a la seva estratègia. Que abandonessin els gestos. Que confeccionessin una llista de prioritats substancials. Veuríem llavors que, en l'elenc de destructors del nostre medi ambient, els aparells elèctrics en stand by i les bombetes domèstiques ocupen un lloc més que secundari. Els invasors amb ciment de les costes i les muntanyes presenten un risc més gran per a la vida decent de la ciutadania. Els enemics del control de natalitat, també. I igualment els que embruten i anorreen els mars. Hi ha gent que s'enfronta a aquests i a altres mals. Però no n'hi ha prou encara, ni en nombre ni en poder.
    Fan falta dues coses, si és que volem fer alguna cosa més que postergar l'agonia planetària ad calendas graecas mitjançant una acció eficaç. És a dir: imposar legislació eficaç que controli tota nova agressió injustificada contra la natura i fer servir la lògica en el nostre discurs públic. Perquè ens entenguem: és inacceptable que es queixin dels efectes del canvi climàtic sobre la falta de neu els que més contribueixen a la falta de neu. Qui talla el bosc, produeix cues interminables de vehicles, consumeix quantitats de gasolina per produir neu artificial i un astronòmic reescalfament atmosfèric a les seves residències i hotels de muntanya és l'últim que pot queixar-se que no nevi. Però es queixa. I de quina manera. No espero que de la nit al dia els empresaris dels cims es transformin en filòsofs analítics, però sí que s'imposi un raonament que entengui tothom. O que no ens prenguin per necis. Qui destrueix no té dret a queixar-se de la destrucció.
    Els entusiastes de la llibertat consumista s'alçaran contra la meva proposta d'una legislació protectora eficaç contra el que sabem del cert que està acabant amb aquest lamentable planeta. Per començar, no a tota la gent la preocupa aquest objectiu: els fanàtics de totes les ideologies i religions (no les religions, sinó els fanàtics de les religions) tenen altres preocupacions. Només s'ha de veure amb quin entusiasme es maten entre si o maten gent innocent en nom de les seves certeses. Qualsevol els sermoneja aquests amb això del canvi climàtic. Qualsevol els explica als tutsis i als hutus de l'Àfrica central que en l'arrel del seu odi genocida i desesperació absoluta hi havia una explosió demogràfica en condicions de precarietat agrària que ningú va voler pal.liar. Encara que sabíem com fer-ho.

    PERÒ ALS entusiastes del desenfrenament capitalista potser els satisfarà la noció que per continuar gaudint-ne (amb alguna modesta retallada, això sí) es necessita alguna cosa més que una apagada de cinc minuts. Es necessita una legislació efectiva. El que ens deixa melancòlics és que els partits polítics que adornen les seves sigles amb el color verd i els seus programes amb propostes ambientalistes siguin tan covards com són. Tan prosistema com són en la seva por cerval per complir amb punt d'honor el que ells mateixos proclamen.
    Observin que aquestes línies no són utòpiques. Ni tan sols són antisistema, per utilitzar un lloc comú ridícul. Més aviat es recolzen en una modesta i doble proposició reformista: coherència en el que argumentem, per un costat, i legislació efectiva, per un altre. Amb cinc minuts d'estètica estàtica no anem enlloc. Coses i jocs simbòlics de països opulents: els que amb més empenta condueixen la humanitat al seu previsible i encara evitable final. Un final produït pel mateix home.

    Salvador Giner, catedràtic de Sociologia

    Salvador Giner | 04/02/2007, 06:17
Afegeix un comentari
ATENCIÓ: no es permet escriure http als comentaris.

Els comentaris són moderats per evitar spam. Això pot fer que el teu escrit tardi un poc en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS