Administrar

«La CNT en la encrucijada. Aventuras de un heterodoxo», per Luis Andrés Edo [ressenyes crítiques]

estelnegre | 07 Gener, 2007 10:59

«La CNT en la encrucijada. Aventuras de un heterodoxo», per Luis Andrés Edo [ressenyes crítiques]

Cor llibertari

La CNT en la encrucijada

Luis Andrés Edo, militant anarquista de la clandestinitat i de la Transició, acaba de publicar les seves memòries. L'assaig no solament fa un repàs a la seva biografia, sinó que es capbussa en els aspectes més desconeguts de la lluita de la CNT i l'anarquisme contra el franquisme. El treball descriu els moments més vibrants de la Transició, amb la participació i l'oposició llibertària al projecte de reforma i de consens. També mostra l'aventura humana d'un rebel i d'un heterodox. Una aventura que transcorre a cavall de l'exili i de la clandestinitat, passant per les presons. L'autor recupera aspectes oblidats de companys i torna a la llum oblits i silencis de la lluita antifranquista.

Luis Andrés Edo (Casp, 1925) fa un recorregut per la seva vida, des de l'arribada a Barcelona, quan era un nen, fins ara mateix. Explica com, sent fill de guàrdia civil, de família tradicional i catòlica, educat en un col·legi de monges, es va fer anarquista. Les fonts del seu esperit àcrata cal cercar-les en el 19 de juliol del 36, quan a Barcelona els obrers van vèncer els militars i va esclatar una revolució. L'infant va sentir com la llibertat entrava a les aules de l'escola de la mà racional i avantguardista del CENU. Acabada la guerra, l'adolescent va entrar d'aprenent al dipòsit de trens de la Renfe, on encara treballaven antics militants de la CNT: "La calidad social y de solidaridad que rodeaba el ambiente de los talleres de Depósito de Máquinas, constrataba con el trauma de la represión y persecuciones generalizadas impuestas por el régimen". Poc després inicià els seus estudis de formació professional a l'Escola del Treball, on va viure la seva primera vaga estudiantil el 1945. Un any més tard era empresonat a la Model.

El contacte amb la realitat de la postguerra faran del jove un rebel davant la injustícia. Edo aprofitarà el servei militar per desertar. A França es posarà en contacte amb els cenetistes exiliats afiliant-se a la CNT i a les Joventuts Llibertàries. Una vegada establert a París, participarà en l'Assemblea Llibertària. Tot un bagatge per a la seva formació humana i anarcosindicalista, que li serà molt útil per a la profunditat del seu pensament i per al seu compromís militant. D'aquí sorgirà la seva reflexió filosòfica La corriente, escrit clandestinament a la presó de Sòria, que serà publicat molts anys després. Luis Andrés Edo ha aconseguit fer de la seva aventura un llibre realment important per conèixer com es movien, en la clandestinitat, els grups anarquistes o com funcionaven les comunes de presos.

Les memòries es capbussen en els darrers anys del franquisme, quan el règim es mostrava dur i condemnava a mort els militants revolucionaris, com ara Puig Antich. El nou pas d'Edo per la presó, on va ésser batejat pels presos comuns amb el malnom d'El Padrino per la seva solidaritat amb ells, és un passatge del llibre força interessant. Precisament a la Model hi va viure el primer motí de presos, el 1975. La sortida de la presó d'Edo va coincidir amb la reconstrucció de la CNT, en què una amalgama de vells sindicalistes i joves contraculturals intentaven bastir el moviment llibertari. Edo, figura important de la reorganització, narra amb tota mena de detalls les lluites sindicals, el míting de Montjuïc, les Jornades Llibertàries, els Pactes de la Moncloa, el Cas Scala i l'escissió confederal. El resultat final de l'assaig memorialista és una gran aportació testimonial a la historiografia de l'antifranquisme i de la Transició espanyola. Un llibre necessari per a tots aquells que estudien aquesta època de la nostra història, però també per a tothom que vulgui conèixer quin va ser el camí de l'organització obrera més important fins a la Guerra Civil, els anys del franquisme i de la Transició.

La CNT en la encrucijada està escrit amb agilitat, en capítols curts i amens, que reflecteixen l'esperit entusiasta d'Edo i ressalten el seu sentit de l'humor i una fina ironia, molt intel·ligent. L'assaig és de lectura fàcil i fins i tot hi ha una segona veu, a peu de pàgina, que manté un diàleg intern amb l'autor. Luis Andrés Edo manifesta que ha escrit un "llibre de poemes" i explica que la seva poesia la realitza a través de la reivindicació de militants marginats per la mateixa CNT. Aquestes aventures d'un llibertari heterodox són un passeig per una història amagada o tergiversada. Edo ha tornat a la llum una època que aporta passatges inèdits al compromís de la memòria històrica. Però no és un llibre nostàlgic, sinó de reflexió... i fins i tot de futur al plantejar la idea del municipi lliure.

Ferran Aisa

(Avui, 28-12-06)

***

Aventuras de un anarquista

La vida da más vueltas que un trompo. De ahí que Luis Andrés Edo, hijo de guardia civil, criado en una familia de ley y orden, llegase a convertirse en un referente del anarquismo español y en el elemento clave para la reconstrucción de la CNT durante la Transición. Todo por culpa de la rebelión militar del 18 de julio de 1936. Edo es una persona que necesita libertad para vivir. Si no se la dan, se la toma. Prefirió vivir libre en la clandestinidad que esclavo en la sociedad. Dos veces desertó del Ejército, otras tantas fue, encerrado en el calabozo militar de Figueres, donde en los años cincuenta hacía proselitismo por la causa libertaria. Conoció las prisiones franquistas y fue huésped de la, terrible Cárcel Modelo (de infamia) en Barcelona. Ahora el editor Ramón Serrano le acaba de publicar La CNT en la encrucijada. Aventuras de un heterodoxo (Flor del Viento, Barcelona 2006). En la Modelo convivió con Huertas Clavería, actual decano del Col·legi de Periodistes de Catalunya, y con Juan Paredes Manot, el Txiqui, miembro de ETA fusilado el 27 de septiembre de 1975.

Los presos de la galería de castigo llamada el «Submarino» fueron los primeros en enterarse de la muerte de Franco gracias a un transistor, pequeño pero potente, que Luis Andrés Edo tenía escondido.

Escuchaban Radio París y la BBC. Se comunicaban con los demás presos por las cañerías del desagüe después de haber vaciado las cisternas de los inodoros. Estaban mejor informados que los propios funcionarios de la prisión. Difundieron la noticia de la muerte del dictador haciendo sonar las cucharas contra la pared, en un ensordecedor «taca-taca-taca», que hizo exclamar a un celador: «¡Ya se han enterado!» El libro es un compendio de aventuras y reflexiones sobre la época que tocó vivir a un chico que contaba tan sólo trece años cuando estalló la guerra civil y maduró en el bando de los vencidos.

Pere Bonnín

(Última Hora, 16-11-06)

***

Luis Andrés Edo: La CNT en la encrucijada

Edo al penal de Segòvia el 1970 amb els seus fills i l’històric d’ETAT xomin Ziluaga (esquerra)

Goethe quiso dejar, para las generaciones venideras, esta imagen de sí mismo: "Yo un luchador he sido, y esto quiere decir que he sido un hombre". Tengo ante mí, con una afectuosa dedicatoria, el libro de Edo, que lleva este subtítulo: "Aventuras de un heterodoxo". Lo he leído de una sentada, con avidez, devorando las "aventuras" que en él se relatan, apremiado por lo emocionante, por lo apasionante de la historia, de esta "intrahistoria" del siglo XX.

Luego me ocuparé de la heterodoxia de Luis Andrés. Antes, debo declarar que, si he traído a colación la frase de Goethe, es porque esta condición de Luis Andrés me la ha recordado: Luis es, ante todo y sobre todo, un luchador. Con una fidelidad de acero a sus ideales y a sus ideas, se ha enfrentado desde que era un chaval con guerras, detenciones, encarcelamientos y exilios. Y los ha enfrentado con estas sus cualidades personales que a mí me siguen admirando: su presencia de ánimo ante las dificultades y los riesgos, una dureza compatible con una fina sensibilidad, una ausencia absoluta de vanidad y su claro sentido ético para relacionarse con la vida.

Conocí a Luis hace ya 28 años y, recientemente, con ocasión de la presentación en Madrid del libro de Stuart Christie, "Franco me hizo terrorista", pude parafrasear este título y decir públicamente: "Luis Andrés Edo me hizo anarquista". De su palabra, de sus escritos y de su quehacer he ido adquiriendo los útiles necesarios para sentir el planeta libertario como mi propia casa.

Pues bien, por el libro, por sus capítulos diversos, y con esa prodigiosa memoria fotográfica de Luis, sin duda igual o superior a la que él refiere de su hermana María, van desfilando, como en un gran mural histórico, hechos y personajes: Su infancia en Barcelona (es significativo y hasta sobrecogedor su comentario al saber que los Reyes Magos eran los padres: "siete años de vida engañándome"); su afortunado paso por el CENU; la batalla de Barcelona; la barricada como elemento pedagógico revolucionario; la postguerra franquista represora y los primeros balbuceos libertarios en el Depósito de Máquinas Eléctricas de la RENFE en Barcelona; su primer ingreso en prisión a los 20 años. Su deserción de la mili y la fuga a Francia. El internamiento en el castillo de Figueres, al tratar de regresar clandestinamente a Barcelona. Su segunda llegada a Francia y su descubrimiento mejor: el asambleísmo. [Nota de este comentarista: No deja de llamarme la atención una frase de Luis en la página 125: "A mí, en aquella asamblea, me había sucedido lo mismo, había aprendido a escuchar". Creo que ésa es la gran asignatura pendiente de este país, aprender a escuchar y a no interrumpir al otro a grito pelado]. El Congreso de Limoges y la formación de la DI que, en diez años de actuación con atentados, no ocasionó víctimas indiscriminadas y que se opuso a financiar sus propias actuaciones a base de atracos. Otra aportación fundamental es la del debate ideológico en la prisión de Soria, absolutamente impensable en 1967 y que le costó el puesto al Director, de actitudes abiertas y tolerantes. Y, así, hechos y más hechos de historia viva, hasta hoy.

También los personajes, complejos como seres humanos, nunca buenos o malos de una sola pieza maniquea: José Cano, Miguel "Ferrer", Laureano Cerrada, Lucio Uturbia, el "Quico" Sabaté, Pascual Palacios, Christie, Melchor Rodríguez, Jaime Pozas, Salvador, Agustín Rueda, etcétera, etcétera. . .

No quiero alargar esta modesta reseña de un libro fundamental en la trayectoria del anarquismo español. Un libro que no es sólo historia, es también planteamiento de problemáticas actuales. Viene aquí a cuento el otro apelativo que yo empleaba al principio y con el que el autor se autodenomina: "heterodoxo". Luis Andrés Edo es un heterodoxo, el Gran Heterodoxo del anarquismo español. Y sólo quiero recoger ahora tres de las observaciones que él mismo hace en su libro: en la página 15, "cabe preguntarse si un discurso anarquista puede reflejar una vertebración perfecta, acabada, cerrada y sin contradicciones o, en cambio, es precisamente esa desvertebración la que permite formular un discurso teórico y práctico, subjetivo, heterodoxo, abierto siempre a una mutación". En la página 156, "son disidentes porque rechazan el inmovilismo de sus respectivas organizaciones y se conjuntan para actuar unidos por encima de las siglas". Y en la página 394, "el discurso del anarcosindicalismo no puede declararse el ombligo del Movimiento. La CNT no siempre funcionó en base a la ley democrática de mayorías, sino más bien con el concepto "demo-acrático" del libre acuerdo".

Todo ello me recuerda aquellos versos luminosos de Kavafis que Lluis Llach canta tan admirablemente:

"Més lluny, sempre anéu més lluny,

més lluny de l'avui que ara us encadena.

I quan seréu deslliurats,

torneu a començar noves sendes".

Joaquín Rodríguez

www.soliobrera.org

***

Presentación a un grupo de periodistas del libro de Luis Andrés Edo «La CNT en la encrucijada»

Doris, Luis Andrés Edo; Ramon i Juan León FOTOS: MANEL MESQUITA

Cuando la Editorial Flor del Viento me planteó que os presentará el libro La CNT en la encrucijada de Luis Andrés Edo a vosotros no dudé ni un segundo, y además me produjo una gran alegría porque ello me llevaría a leerme el libro en serio y a seguir curioseando sobre temas, cuestiones y hechos concretos que siempre me han interesado.

Lo que no me esperaba es la cantidad de temas, cuestiones y hechos que contienen las memorias de nuestro querido Luis y lo difícil que me resulta resumirlo, sobre todo por el vertiginoso ritmo que impone en una descripción de los sucesos acompañada (siempre) con una profunda reflexión sobre las cuestiones en sí desde una perspectiva anarcosindicalista.

Y partiendo de esta imposibilidad y teniendo en cuenta la seguridad de que muchos de vosotros conocéis las ideas, los interrogantes y los sucesos de manera sobrada he optado por seguir un sencillo método de preguntas con respuesta que aparecen en el libro, siempre sobre el personaje y sobre su relación personal con el anarquismo.

¿Cómo nace este anarquista?, ¿cómo se educa en el anarquismo?, ¿cómo se desenvuelve en cada situación concreta? y ¿cómo piensa continuar?

Nace en un pueblo pequeño totalmente arraigado a la tierra y con un año viene a Barcelona. Es hijo de un guardia civil del bando republicano, es hijo de una familia católica, apostólica y romana, con unos fuertes lazos familiares, es decir, de una familia muy estructurada.

Vive con 10 años la Guerra civil/Revolución y desde estas vivencias directas y de lo que ha reflexionado sobre ellas nos va contado su vida y la vida que le rodea, y aunque utiliza el hilo conductor de la progresión del tiempo, siempre va dando saltos para adelante y para atrás para contar qué pasaba, por qué le pasaba y por qué pasaban así las cosas.

Tanto reflexiona sobre los hechos que llega a especular y a veces a concretar en cómo hubiesen pasado las cosas si en tal momento hubiera pasado tal cosa (aunque esas cosas no dependan de su voluntad). Así es como piensa en el caso, por ejemplo, de que si hubiese estado en Segovia antes de la fuga de ETA y Oriol (llegó allí pasados unos días) es probable que Oriol Solé Sugranyes estuviera entre nosotros, porque Edo hubiese insistido mucho en planificar todo mejor.

A medida que va contando su vida hace una justa apología de un día único, la Barcelona de 19 de julio de 1936, un día que según Edo con toda seguridad cambió el mundo. Partiendo de este día como el culmen del movimiento anarquista por las extraordinarias consecuencias que tuvo tanto en la contienda española como en la contienda posterior mundial. Dicho sea de paso, es un día que da para un estupendo libro (negociaciones extrañas en la Generalitat, 1.000 barricadas en la ciudad, el pueblo armado, el 19 tercio de la guardia civil con la República…).

Durante la guerra tiene la oportunidad de estudiar en nueva escuela catalana (CENU). Esta escuela se apoya en la línea iniciada por Ferrer i Guardia e incorpora en su ideario y en su trabajo una acción libertaria sin contemplación alguna. Experiencia imborrable para Edo y lamentablemente perdida en el túnel de los tiempos, con la cantidad de resultados positivos que demostró como sistema educativo, adelantándose a los tiempos de manera abrumadora.

Es difícil imaginar cómo serían los chicos de los institutos de enseñanza secundaria de ahora si tuvieran que enfrentarse a su indisciplina y a su apatía si previamente en una asamblea habrían intervenido con profesorado y con personal para dibujar un modelo educativo y un compromiso personal y social en la actividad educativa.

¿Dónde estaría el bulling, la invisibilidad actual de las niñas, los escasos remedios al fracaso escolar si los alumnos se implicaran en su propia formación? ¿Dónde estarían los grandes negocios que ha generado la educación privada si este servicio fuese exclusivamente público y autogestionado?

Cuando acabó la guerra, con 14 años, vive los malos tiempos como puede, teniendo la suerte de entrar a trabajar en los ferrocarriles, donde quedaba un importante reducto de anarquistas. Ahí aprende en vivo que hasta en las grandes empresas la autogestión es mucho más eficaz que la lógica capitalista (la anécdota de cómo se encontraron sus fábricas los condes de Godó y Güell [pág. 85], que lloraban por la calidad de las instalaciones de sus fábricas que previamente habían sido autogestionadas por los trabajadores).

Doris i Luis Andrés Edo el dia de la presentació

Mientras trabaja para contribuir al alimento de la familia, juega con niños, juega al fútbol (le ayuda en su formación física las caminatas diarias que se pega para ir cada día a la Escuela Industrial desde su casa), baila y se divierte, y amplia su formación estudiando formación profesional (la perfección de la clase obrera). En paralelo nos relata la dignidad de la figura del aprendiz (como método didáctico) y la del sabio escuchante antes de hablar (varias veces habla del caso de Pitágoras que obligaba a sus alumnos a estar tres años escuchando antes de hablar).

Es decir, educación de calidad por el asambleísmo y aprendizaje de la cultura del trabajo por la observación directa y la experimentación.

Cada vez que hay un resquicio social o político para expresar las ideas es más que aprovechado. Caso de su nivel de participación en la huelga del SEU (comenzaron los universitarios falangistas y los alumnos de la Escuela Industrial desbordaron todos los escenarios posibles de una huelga en el año 1945).

Los estudios se van cimentando en la persona de Edo y con la juventud llega la hora de la militancia real, y esa militancia es en cada momento de la vida, ante las condiciones del trabajo, ante el servicio militar (comienza su faceta fuguista) Desertor del ejército español se va a Francia, donde trabaja en lo que puede, vinculándose enseguida a los movimientos españoles de resistencia libertarios del momento (la Asamblea de París). El objetivo esencial de todos estos movimientos libertarios en el exilio no es otro que volver, pero sin dictadura y ahí comienza una vida llena de asambleas, cultura, trabajos (todos secundarios en su vida) acciones y pensamientos dedicada exclusivamente a la liberación de la dictadura española y al regreso con dignidad.

La dictadura no era cualquier cosa fácil de tirar abajo y la prueba está en el montón de años que Edo pasó en la cárcel, después de montar en París la famosa DI (comité de Defensa Interior destinado a hacer lo imposible para acabar con Franco y con la dictadura). Dicho sea de paso (que ratifique Edo) mucho tiempo en la cárcel se la debe, fundamentalmente, a los confidentes de la policía infiltrados en los movimientos libertarios de la época, infiltraciones muy difícil de detectar por la avalancha de jóvenes que querían actuar en la época.

Todos los relatos de Edo en la cárcel son sobrecogedores, no por las condiciones que tiene un preso por estar preso, sino por las cosas que hizo (que hicieron) para que su militancia fuese eficaz hasta desde la cárcel. Se crearon comunas de presos (con organizaciones perfectas autogestionadas por los presos, donde se comía hasta bien, cuando cocinaban los anarquistas, sobre todo, porque los maoístas no estaban por la labor burguesa de cuidar el paladar) se autoeducaron, se establecieron lazos solidarios irrompibles, se posicionaron ante ideologías resistentes a la dictadura y encarceladas también, y ante muchas formas de vida, se formaron en cuestiones de derecho para argumentar sus defensas utilizando todos los resquicios que podía dejar una legislación como aquella. Ya adulto se ocupa, y muy bien, de que los jóvenes que aparecen en su camino vayan aprendiendo y toda la cultura libertaria adquirida se vaya transmitiendo (caso de Mesquita y Pi en el teléfono de la cárcel, [pág. 253]). Edo se hizo muy fuerte, se lo trabajó mucho para sobrevivir, pero se extrañó cuando comprobó que al salir solo de la cárcel de Jaén después de 6 años que tanta fuerza no le sirvió para sucumbir a una depresión [pág. 230].

Sale de la cárcel con la transición en sus narices, y esta transición tan modélica (según sus interlocutores y promotores) se encarga de anular cualquier intentona de autogestión y de anarcosindicalismo, lo que lleva a Edo a encontrarse de nuevo en el ojo del huracán, pues la policía democrática se obsesiona con cortar de cuajo todo matiz anarquista para el nuevo Estado español.

Con la misma pasión que nos recuerda el 19 de julio del 36, Edo nos muestra el oscuro caso del incendio de la Scala en Barcelona (demuestra cómo estamos ante una trama estatal contra los anarquistas, perfectamente planificada por la propia policía estatal del momento).

El hecho de no creer ni querer en el Estado como estructura, no quiere decir que Edo no proponga una vida nueva donde cabe perfectamente la utopía y la esencia del anarquismo: la asamblea directa (no la delegada), el crecimiento personal permanente a través de la educación y de la cultura, el ocultamiento permanente del protagonismo individual, y todo con estructuras como el Municipio Libre y el Ecosistema frente al concepto de Estado actual.

Quiero hacer constar que es un libro divertido, apasionante, clarificador, respetuoso, ameno y vivo, destinado a seguir arañando en la recuperación de la memoria histórica (este libro nos deja un legado único), pero que todos podemos seguir tranquilos porque que este libro no está escrito para a ser un best seller, entre otras cosas porque si me equivoco y el libro fuera un superventas fuera de serie, habría que tomar muchas precauciones porque los anclados poderes estatales se darían cuenta de lo que les puede venir encima y mejor no dedicarnos a ver, a sentir, o a estudiar la reacción que estos poderes tendrían sobre todos nosotros, sobre todas nuestras delicadas libertades individuales.

Juan León (Octaedro Editorial)

(El dimoni de Santa Eugènia de Ter, 14-11-06)

 Ateneu Llibertari Estel Negre

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS